'The Economist': "La fatiga reformista de Rajoy puede pulverizar los avances en la recuperación"

Considera que España se podría convertir en la "gran prueba" del proyecto del euro y de la UE.

'The Economist' teme que la "fatiga reformista" del Gobierno de Mariano Rajoy para continuar impulsando la competitividad de la economía española puedan pulverizar los signos de mejoría en el camino de España hacia la recuperación.

  

En su último número, la revista británica considera que España se podría convertir en la "gran prueba" del proyecto del euro y de la UE, más aún cuando las encuestas muestran la desafección de los españoles hacia las instituciones comunitarias.

  

"Es crucial para el futuro de la UE", señala 'The Economist', que recuerda las palabras del ministro de Economía, Luis de Guindos, en las que apuntaba que la "batalla del euro" se libraba en España con las dudas sobre la banca española disparadas y que derivarían en la solicitud del rescate bancario.

  

La publicación valora las reformas del Gobierno de Rajoy en el sector financiero, la reducción del déficit público desde el 11% al 7% del PIB, así como las medidas destinadas a potenciar la competitividad de la economía española.

  

Ahora bien, advierte de que aún es necesario que el salario se rebaje en algunas comunidades autónomas e incluso recomienda que se faciliten los conocidos como 'minijobs' y se reduzca la "carga" de las pensiones. "No está claro que Rajoy tenga el instinto para empujar hacia estas reformas", sospecha.

 

MÁS PROBLEMAS

  

Al respecto, 'The Economist' advierte de que una tasa de paro elevada y sostenida a largo plazo reducirá la calidad de la fuerza de trabajo en España. También apunta a que la financiación a las pymes españolas sigue siendo "escasa y más cara" que la de sus competidoras del Norte de Europa.  

  

Como tercer problema que podría derribar los avances en la salida de la crisis en España, la revista británica señala la debilidad de la demanda interna. A pesar del crecimiento de las exportaciones y su peso en la evolución del PIB, avisa de que si el consumo interno en España no repunta, y con ello la actividad económica, se podría propiciar un "rápido regreso" a la contracción del crédito y a los problemas sobre los balances de las entidades financieras.