Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Terciado y su criterio para organizar su agenda

El expresidente de Cecale se permite faltar a la asamblea clave de la patronal, pero sí se deja ver en un acto del Consejo Superior de Deportes.

El criterio de Jesús Terciado para seleccionar su agenda de actos es, cuando menos, llamativo. El expresidente de Cecale se permitió este jueves el lujo de faltar a una asamblea vital para el futuro de la patronal regional que no hace tanto presidía, pero no tuvo empacho en acudir esta semana a un acto mucho menos trascendente en el Consejo Superior de Deportes. Claro, que lo que le esperaba en uno y otro evento no tenía ni punto de comparación.

 

La asamblea de Cecale ponía sobre la mesa el plan de salvación de la patronal autonómica. Son 1,3 millones de euros de agujero originados durante el mandato de Terciado y que ahora tendrán que pagar todas las patronales provinciales en función de su peso en la organización; la 'broma' oscila entre los 107.000 euros de Soria y los 270.000 de Valladolid. Y hay que ponerlo en un solo pago para devolver la viabilidad financiera a las arcas de la patronal y sacarla de la quiebra técnica. Así que normal que Terciado no quisiera saber nada de esta reunión, como tampoco asomó por la de hace unas semanas en la que se puso sobre la mesa por primera vez el plan de salvación para arreglar el roto que dejó en las cuentas.

 

Curiosamente, un par de días antes no había tenido problema en ponerse para la foto en un acto del Consejo Superior de Deportes. Se presentaba el programa 'Mecenazgo Prioritario', una idea para financiar a deportistas individuales de especialidades minoritarias ahora que el fracaso del proyecto olímpico de Madrid siembra dudas sobre muchos de ellos. En la foto, Miguel Cardenal, presidente del Consejo Superior de Deportes, Juan Rosell, presidente de la CEOE; Cayetano Martínez de Irujo,  presidente de la Asociación de Deportistas, y Jesús Terciado, presidente deCEPYME, muy sonriente a pesar de los "problemas de salud" que le obligaron a salir de Cecale, pero que no le impiden detentar la presidencia de la pequeña y mediana empresa.

 

Lo más curioso es que el programa contempla exenciones fiscales para las empresas que donen hasta 50.000 euros a clubes y deportistas que necesitan patrocinio y que no llegan al de las grandes firmas. Una cantidad que se antoja razonable, sobre todo para el expresidente de Cecale, al que se atribuyen gastos sin justificación 16.000 euros con la Visa Oro de la patronal autonómica, cantidad que dedicó a restaurantes, fines de semana turísticos y arreglos de ropa, y dietas de hasta 12.600 euros al año.