Terciado se niega contestar si cobra un sueldo y dietas en Cepyme de manera irregular

Terciado, 'delfín' del malogrado Díaz Ferrán al frente de CEPYME

El expresidente de Cecale rechaza contestar en la asamblea general de esta semana si percibe remuneraciones de la patronal pese a que los cobros indebidos ya le costaron el cargo en la autonómica. Los estatutos de Cepyme no contemplan sueldo para el presidente.

Las remuneraciones que recibe en la patronal vuelven a poner en el punto de mira a Jesús Terciado. El expresidente de Cecale, que ya tuvo que salir de la patronal autonómica por las sospechas en torno al uso abusivo de tarjetas y gastos de representación, se enfrenta ahora a las dudas sobre su sueldo y percepciones en el cargo que sí decidió mantener, el de presidente de la patronal de las pequeñas empresas, Cepyme. Y en el que aspira a la reelección en unas semanas.

 

 

Sin embargo, la postura de Terciado en Cepyme ha tomado los mismos derroteros que acabaron con su salida de Cecale en septiembre de 2012 ya que de nuevo se ciernen sospechas sobre las remuneraciones que percibiría en la patronal de las pymes por el cargo. Y es que Terciado se ha negado a detallar si recibe remuneraciones por su cargo y de qué cuantía se trata.

 

 

Durante la celebración de la asamblea, de nuevo miembros de Cecale y Confaes han cuestionado a Terciado directamente sobre si percibe salario por ser presidente y en qué concepto; si tiene otras retribuciones en forma de gastos de representación o dietas; desde qué fecha; si estas retribuciones están contempladas en los estatutos de Cepyme; qué órgano es competente para decidirlo; y en qué fecha se tomó la decisión. El motivo de la batería de preguntas, las sospechas de que Terciado estaría cobrando remuneración como sueldo o gastos, a pesar de que los estatutos de la patronal de las pymes no contemplan en ningún momento el pago de un sueldo al presidente. Un sueldo que, además, se sospecha sería cuantioso y estaría acompañado de gastos en concepto de dietas de las que también se haría cargo Cepyme.

 

 

Según fuentes presenciales en la asamblea, Terciado se negó a contestar sobre ninguna de estas cuestiones. La asamblea procedió a la aprobación de las cuentas, un extremo que no sería suficiente para legalizar el cobro de un sueldo que no está planteado en estatutos y cuya aprobación no se podría haber tomado. En todo caso, tras consulta a los miembros de Cecale y Confaes que las plantearon, han afirmado que esta información se recabará por los cauces reglamentarios.

 

 

 

A LAS PUERTAS DE LAS ELECCIONES

 

El escándalo ha saltado cuando faltan pocos meses para las elecciones en Cepyme. Terciado llegó al cargo en junio de 2010 tras imponerse al anterior presidente, Jesús Bárcenas, que se oponía a la entrada de Gerardo Díaz Ferrán en la patronal CEOE. Terciado era el candidato de Díaz Ferrán para la organización de las pymes.

 

 

Para entonces, las empresas de Díaz Ferrán ya atravesaban por importantes dificultades y una parte de la directiva de CEOE llegó a plantear su sustitución al frente de la patronal española por este motivo. La disolución de la sociedad Seguros Mercurio, los problemas de Air Comet y de Viajes Marsans pusieron en apuros a Díaz Ferrán, hasta el punto de que varios miembros de la junta directiva le llegaron a pedir explicaciones y le pidieron que solucionara cuanto antes los problemas de sus empresas.

 

 

A pesar de ello, puso toda la maquinaria de CEOE a favor de la candidatura de Terciado, su apuesta para Cepyme, con el objetivo de que el empresario abulense se hiciera con la presidencia. Díaz Ferrán fue una de las primeras personas que felicitó a Terciado, que ocuparía una de las vicepresidencias de la patronal al ser presidente de las pymes.

 

 

 

LOS MISMOS PROBLEMAS QUE EN CECALE

 

Las sospechas sobre la mala gestión económica y la idoneidad de las retribuciones que percibía vuelven a cernirse sobre Terciado. Estas dos cuestiones están detrás de su salida de la presidencia de Cecale en septiembre de 2012. Entonces, la patronal salmantina encabezó el movimiento para aclarar el estado de las cuentas de la patronal autonómica, alertando de su delicada situación. Una auditoría interna de cuentas ha confirmado errores en la gestión bajo el mandato de Terciado; una de las cuestiones que evidencia la auditoría es que se tomaron acuerdos sin conocimiento de la junta directiva y sin el control interno necesario.

 

 

Meses después, la nueva directiva de Cecale se vio obligada a adoptar un plan de viabilidad para sacar a la organización del riesgo de disolución; el plan ha incluído una aportación extraordinaria de 1,8 millones de euros que han sufragado entre todas las organizaciones provinciales, y que ha generado no pocos problemas. Y una reducción drástica de gastos de funcionamiento y despidos, en parte, por el alto coste de la nueva sede construída bajo el mandato de Terciado. Una auditoría de cuentas

 

 

Y también la patronal salmantina planteó entonces una querella sobre el uso abusivo que habría hecho Terciado de las tarjetas de crédito y los gastos de representación que Cecale ponía a su disposición. El expresidente había cargado cuantiosos gastos a las tarjetas institucionales y también habría efectuado cobros excesivos de dietas, motivo por el cual el empresario abulense tuvo que declarar en el juzgado. La justicia decidió que el uso de tarjeta y gastos de representación era una cuestión de orden interno de Cecale, pero no se desacreditaron los cargos inadecuados que había hecho durante años.