Temor entre el cuerpo de Bomberos a que el número de víctimas mortales supere las 70 tras la explosión de Texas

La mitad de West ha sido evacuada, incluidas las 133 personas que estaban en una residencia de ancianos ubicada en un edificio colindante con la fábrica de fertilizantes.

Al menos dos personas han muerto y más de 150 han resultado heridas a causa de la explosión que se ha producido en la noche del miércoles en una fábrica de fertilizantes de la localidad de West, en el estado de Texas, según han indicado fuentes oficiales. No obstante, los bomberos de la ciudad temen que el balance sea de "entre 60 y 70 muertos".

  

"Hay mucha gente herida", ha declarado el alcalde de West, Tommy Muska, citado por la CNN. "Hay mucha gente que no va a estar entre nosotros mañana", ha añadido. De momento se desconocen las causas de la explosión en la fábrica, ubicada justo al lado de un complejo de apartamentos, una residencia de ancianos y un colegio.

  

"Los bomberos temen que el número de víctimas aumente hasta los 60 o 70 muertos", ha declarado el director del sistema de emergencia de West, George Smith, citado por la CNN. "Es una cifra realmente dura, pero estamos hablando de las cifras de los bomberos y de momento no sabemos más", ha agregado. "De momento han muerto dos miembros del servicio de emergencias, eso es seguro, y podrían haber muerto tres homberos", ha añadido.

  

"Ha sido como una bomba nuclear", ha declarado Muska. Según el observatorio sismológico de Estados Unidos (USGS), la explosión generó un temblor de magnitud 2,1 en la escala de Richter.

  

En una rueda de prensa, el portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas, D.L. Wilson, ha informado de "varios muertos", sin precisar cifras, de acuerdo con el diario 'Waco Tribune Herald'. Wilson ha añadido que la mitad de la población de West (2.800 habitantes) ha sido evacuada, incluidas las 133 personas que estaban en una residencia de ancianos ubicada en un edificio colindante con la fábrica de fertilizantes.

 

Además, ha señalado que entre 50 y 75 edificios han sufrido daños y, en concreto, que un complejo residencial con 50 viviendas ubicado cerca de la fábrica de fertilizantes "ha quedado como un esqueleto".