¿Te gusta montar en bici? Consejos para que la alergia no arruine tus entrenamientos

Beber líquido, calentar bien, ir con el aire a favor o salir en horas con menos concentración de polen, algunos de los consejos básicos.

La llegada del buen tiempo suele ser propicia para retomar las actividades al aire libre que hemos dejado abandonadas durante el invierno.

 

Sin embargo, para los alérgicos al polen la felicidad no es plena, ya que salir a la calle puede convertirse en un suplicio para muchos. No obstante, el jefe de Medicina del Deporte de Quirón Valencia, Antonio Giner, cree que la alergia no debe ser excluyente para la práctica deportiva siempre que se haga "de forma segura, saludable y adaptada a cada deportista en función de su nivel de enfermedad", y nos ofrece un decálogo de consejos para ayudarnos a pedalear sin miedo:

 

1. Beber mucho líquido, ya que ayuda a eliminar la mucosidad.

 

2. Seguir una dieta adecuada que no repercuta negativamente sobre las defensas.

 

3. Descansar el tiempo necesario. La reacción alérgica produce cansancio y los tratamientos, muchas veces, somnolencia.

 

4. Realizar la actividad física durante las horas del día cuando las concentraciones de polen sean menores, preferiblemente entre las diez de la mañana y las siete de la tarde.

 

5. Efectuar un precalentamiento correcto, pues ayudará a que las mucosas funcionen mejor.

 

6. Buscar los días más húmedos, pues los cálidos y secos facilitan la presencia de más polen.

 

7. Correr en la dirección del viento para sortear, en la medida de lo posible, la entrada del mismo por las vías respiratorias.

 

8. Utilizar la ropa adecuada para facilitar la traspiración de la piel y evitar que se caliente.

 

9. Primar el ejercicio intermitente, pues se tolerará mejor que el ejercicio intenso y continuado, lo que disminuirá la fatiga y la sensación de ahogo.

 

10. Llevar siempre encima la medicación de urgencia.