Tan cierto que quedará para la historia: Avenida doblega al coloso

Tan cierto como que quedará escrito para los anales de la historia. Perfumerías Avenida escribió una nueva gesta en su periplo por la competición continental y consiguió lo que muchos calificarán como milagro y otros un sueño hecho realidad. Lo decíamos, lo impensable es posible en Würzburg y Avenida sigue vivo en Europa gracias a su victoria ante el hasta esta noche invito Ekaterinburg, 65-57.

Fue realidad el primer tiempo, no fue un sueño aunque lo pareció porque fue hermoso. Tuvo lo que cualquier buen aficionado le pide a este deporte emoción, espectáculo y dos equipos entregados a la causa. Perfumerías Avenida por lo que se jugaba y Ekaterinburg porque es un equipo formado por ganadoras de las que en un pabellón entregado como Würzburg no pueden evitar lucir sus mejores cualidades. Que se lo pregunte sino a una Diana Taurasi capaz de celebrar sus puntos en el segundo cuarto, cuando más apretaba el pabellón, como si se trataran los definitivos en una final.

 

Para Ekaterinburg fue más fácil que para Perfumerías Avenida meterse en harina. Sin presión alguna, las integrantes del equipo ruso se movían con mucha fluidez sobre la pista favorecidas por que los primeros tiros de las locales no entraban y eso les permitía correr. Fueron instantes en los que aprovecharon el acierto de sus pívots en los lanzamientos de media distancia para abrir una primer hueco peligroso, 8-18. Lapeña solicitó un tiempo muerto que tranquilizó a su equipo y además las primeras rotaciones le funcionaron. Rezan, en un partido enorme por su parte porque le echó lo que hay que echarle, incomodaba a Stepanova y Sulciute, que había sustituido a una Le’Coe que se vació en el arranque, se mostraba más rocosa que nunca y además acertaba desde fuera. Tres puntos de la lituana acercaron a su equipo hasta el 15-18 con el que Lange decidió parar el partido.

 

Pero eran los mejores minutos de Avenida que arrancó el segundo parcial con otros dos triples de Sulciute para cerrar un parcial de 11-0 con el que la grada local se volvía loca. Avenida se iba seis arriba, 27-21 y era entonces cuando emergían Taurasi y Bird para decidir. Ellas acaparaban balón mientras Gruda, ahora desde el poste bajo, hacía daño y devolvía el mando a su equipo, 27-28, a cinco del descanso obligando a Lapeña a solicitar tiempo muerto. Más que en defensa había que corregir varios ataques precipitados que no se resolvieron y que facilitaron a Ekaterinburg correr al ritmo de Sue Bird. Ante una defensa descolocada el poderoso ruso es letal. Lo que mejor le estaba funcionando a Avenida era su lanzamiento exterior con cinco triples en los primeros quince minutos y el equipo insistía en abrir campo para dejar espacio a duelos como el que midió a un valor emergente como Rezan y a la veterana Stepanova o a las penetraciones de Currie que puso de nuevo por delante a Avenida, 40-38 y así se alcanzó el descanso.

 

Se enrareció el duelo en la reanudación porque los dos equipos los costaba Dios y ayuda anotar. Avenida necesitó de cuatro minutos y Ekaterinburg necesitó de un lanzamiento triple de Taurasi totalmente sola para romper la sequía. La norteamericana sacó su fusil pero también sus malas artes con un golpe a destiempo sobre Xargay en minutos en los que cualquier detalle era decisivo, 44-43 en el minuto 26.

 

A uno para acabar el tercer cuarto, Lange trató de dar un giro de tuerca dando entrada en pista a Silvia Domínguez. Quería otro ritmo de partido porque Avenida no cejaba en el empeño, 48-45. Cada balón, cada rebote, cada, defensa, cada tiro se ejecutaba desde la pista pero también desde la grada, 50-45, y así se entró en el último parcial con el sueño vivo, 50-47.

 

Cuatro puntos más para empezar y siete arriba con seis minutos por disputar. El ¡sí se puede! se cantaba con más fuerza que nunca en la grada pero había que sufrir hasta el final ante jugadoras como Bird, que anotaba desde la línea de tres o Taurasi, que insistía en pedir el balón para ella, que ajustaban el marcador, 57-54 a poco más de cuatro para el final. Era el momento de templar nervios y eso no es fácil con tanto en juego.  Dos puntos de Rezan a dos del final ponía cinco arriba a Avenida, volvía a empujar Würzburg –nunca dejó de hacerlo-, y así, con dos rebotes ofensivos de Rezan a los que puso broche Marta Fernández situó un 61-54 a 49 segundos del final que, ahora sí, convertían el sueño en realidad. Por delante media hora de fiesta en el pabellón salmantino, el que ha sabido sufrir esta temporada con su equipo y el que mejor sabe celebrar una gesta como la de esta noche. Una más a sumar a la lista.

 

65 PERFUMERÍAS AVENIDA: (19+21+10+15): Marta Fernández (9), Marta Xargay (14), Monique Currie (12), Luci Pascua (0) y Le’Coe Willingham (11) – cinco inicial-, Isa Sánchez (0), Marija Rezan (8), Maria Pina (2), Egle Sulciute (9), Laura Antoja (0).

 

57 UMMC EKATERINBURG: (19+19+9+10): Sandrine Gruda (13), Sue Bird (7), Maria Stepanova (14), Deanna Nolan (2), Diana Taurasi (20) –cinco inicial-, Olga Arteshina (1), Anete Jekabsone (0), Silvia Domínguez (0), Quanitra Hollingsworth (0).

 

ÁRBITROS: Sergio Silva, Haris Bjedic, Barry Peters. Eliminaron por cinco faltas personales a Monique Currie.

 

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la jornada de la Euroliga disputado en el pabellón de Würzburg. 

Impresionante partido el de Perfumerías Avenida que minimizó a un coloso