Szalai rompe una racha para olvidar en el mejor momento para Hungría

Los jugadores húngaros celebran su victoria

La selección húngara ha logrado un triunfo imprevisto ante el combinado austriaco (0-2) en su regreso a una competición internacional tres décadas después, el cual fue puesto muy de cara por un Szalai que llevaba negado de cara a puerta desde el año 2014.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

AUSTRIA: Almer; Klein, Hinteregger, Dragovic, Fuchs; Harnik (Schöfp, min.77), Baumgartlinger; Alaba, Junuzovic (Sabitzer, min.59), Arnautovic; y Janko (Okotie, min.65).

 

HUNGRÍA: Kiraly; Guzmics, Lang, Fiola, Kadar; Nagy, Nemeth (Pinter, min.89); Kleinheisler (Stieber, min.79), Dzsudzsak, Gera; y Szalai (Priskin, min.69).

 

GOLES

0-1, min. 62, Szalai.

0-2, min. 87, Stieber.

 

ÁRBITRO: Clément Turpin (FRA). Amonestó a Nemeth por parte de Hungría y expulsó a Dragovic por doble cartulina amarilla (min. 33, min. 66) por parte de Austria.

 

ESTADIO: Estadio Matmut Atlantique de Burdeos.

Burdeos acogió un partido de antaño entre dos países estrechamente ligados por la historia, pero que no se veían las caras desde hacía una década. El reencuentro predispuso un choque en el que el control del balón no fue de la mano de la efectividad, un rol en el que Hungría demostró que se sintió más cómoda, dando un paso inesperado hacia los octavos de final de la Eurocopa de Francia.

 

En un comienzo vertiginoso, David Alaba estuvo cerca de anotar el gol más rápido de esta Euro 2016 al estrellar un balón en la madera antes de cumplirse el primer minuto del encuentro. Sin embargo, la fórmula para abrir la lata no resultó tan sencilla y el conjunto austriaco, pese a llevar la manija de la posesión, no encontró una vía de entrada clara hacia la portería húngara.

 

Enfrente, Austria se topó con un experimentado Kiraly bajo palos, el hombre más veterano en disputar un partido de una Eurocopa con 40 años y dos meses, que se multiplicó ante las ofensivas rivales. Bien organizado desde atrás, el conjunto magiar se encontró cómodo con el guion que no les daba favoritos sobre el papel.

 

Los blancos se gustaron saliendo en rápidos contragolpes encabezados por su capitán Dzsudzsak, aunque los remates no encontraron portería. En punta, un errático Adam Szalai parecía que iba a ser incapaz de poner fin a su pésima racha de más de año y medio sin marcar, pero se convirtió en el héroe de su equipo en la segunda mitad.

 

El punta, ex del Real Madrid Castilla, definió con sutileza dentro del área y resolvió a la perfección para dar tres puntos de oro a su selección, que en su retorno a una competición internacional después de 30 años, tomó ventaja en la lucha por superar el Grupo F en el que se encuentran inmersos junto con Portugal e Islandia.

 

HUNGRÍA SENTENCIA CON EL 0-2

 

En medio del desconcierto, a Austria se le desplomó su planteamiento en unos minutos negros para sus intereses. Frustrados por su escasa claridad en ataque, Dragovic pecó de ingenuo y tuvo que retirarse al túnel de vestuarios antes de tiempo tras ver la segunda amarilla.

 

El previsible triunfo austríaco antes del comienzo se tornó en una remontada utópica, un quiero y no puedo que descuidó la retaguardia y acabó con la puntilla magiar en forma de 0-2. Con los 'locales' volcados, Stieber corrió campo a través sin oposición alguna para definir con clase por encima del guardameta en un contragolpe de libro que supuso el resultado definitivo.