Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Sunil Bhardwaj: "El objetivo principal es dotar a la sociedad de actividad que genere recursos"

Sunil Bhardwaj, presidente del Club Baloncesto Valladolid. JUAN POSTIGO

Su aterrizaje parecía forzoso, pero detrás de este regreso al Club Baloncesto Valladolid hubo dos procesos: meditación interna y planteamiento al Ayuntamiento. Una vez solventados estos dos aspectos, Sunil Bhardwaj asumió el reto de reflotar una nave sin rumbo concreto en los últimos años.

A golpe de teléfono, conseguimos sacar al nuevo presidente del Club Baloncesto Valladolid de sus jornadas maratonianas en las oficinas del club. Ha dedicado un día entero para atender a la prensa porque, tras su presentación, tenía un viaje programado a Holanda y Alemania. Volvió directamente a Valladolid, sin pasar por Palma de Mallorca donde reside junto a su mujer, una vallisoletana que ha tenido mucho que ver con este retorno inesperado.

 

- Dicen que llegó con 'agostidad' y alevosía.

 

- (Risas). No. Todo lo contrario. Transparencia porque este proceso se inició semanas atrás con conversaciones de todo tipo y se fue consolidando con los correspondientes pasos legales que debimos dar. Creo que fue un jueves, cuando firmamos a media mañana y acabamos pasadas las dos de la tarde. Entonces fue cuando hicimos la convocatoria para comunicarlo de manera oficial esa misma tarde.

 

- Pero en los últimos años el Ayuntamiento ha tenido un peso importante en el club.

 

- No me hable de los últimos años. Estamos para mirar hacia adelante. El Ayuntamiento ha tenido un papel fundamental para garantizar la supervivencia del club y durante este proceso de negociación he podido comprobar su implicación para buscar el mejor futuro. Pero estamos en un proceso nuevo, en el que necesitamos su ayuda por supuesto, siempre que no estemos todo el día llamando a su puerta porque para eso no hemos venido.

 

- ¿Y a qué han venido, ahora, en la Liga LEB?

 

- A implantar un modelo de gestión muy concreto basado en generar recursos alrededor del baloncesto, que es la actividad principal y deportiva del club. Pero esa actividad no sirve para mantener la viabilidad que necesita el club. Esa será nuestra prioridad: dotar a la sociedad de actividad que genere recursos y que no tiene por qué estar ligado al baloncesto.

 

- Eso del modelo anglosajón pero en el corazón de Castilla. 

 

- (Risas). Es un modelo como tal, en el que nos llevan mucha ventaja a la mayoría de clubes profesionales de España. Pero es el modelo que más se ajusta a lo que demanda un club de nuestras características. Ya no se puede vivir solo de los abonados, patrocinadores o subvenciones. Todo eso está muy bien y hay que cuidarlo, mimarlo, pero no podemos quedarnos ahí y debemos seguir explorando para ver hacia dónde debemos dirigirnos. Y en esas estamos, estudiando alternativas sobre las que venimos trabajando y otras que han surgido porque no paramos de movernos. En un margen corto de tiempo empezaremos a aplicarlo.

 

- Habla siempre en plural. ¿Se refiere a ese 'famoso' grupo de inversores al que representa?

 

- Me refiero a todo el equipo de trabajo que tenemos tanto en el club como con mis socios. La incorporación de Moncho Arroyo como director general pretende aportar una línea de trabajo profesional con los parámetros que hemos marcado porque se trata de una persona con amplia experiencia en la empresa privada. Y ese 'famoso' grupo pretende explorar ese modelo de negocio para dotar al club de la viabilidad que necesita.

 

- ¿Cómo se controla un club con un 6%?

 

- Eso de las acciones es algo testimonial, si se puede utilizar ese término. Existe un compromiso de ampliarlo y ya se ha puesto de manifiesto con la composición del consejo y del Patronato.

 

- Llevamos hablando de todo menos de baloncesto y usted ha recordado antes que esto es un club de baloncesto. ¿Qué objetivos tiene en esta parcela?

 

- Primero estabilizar el club y cumplir. Ese es un objetivo que me obsesiona. Cumplir con los abonados, que se sientan bien tratados, cumplir con los patrocinadores, que estén cómodos con nosotros, y cumplir con los compromisos tanto de jugadores o plantilla como de empleados. Estos días he trabajado para ponerme al día de la situación de todos y, creáme, he visto un enorme espíritu de colaborar y sacar esto adelante con esfuerzos personales impresionantes. Por eso, quiero cumplir primero y dotar al club de la estabilidad que necesita en todas las áreas. Eso también servirá para que la plantilla, deportiva y administrativa, pueda centrarse en su trabajo.

 

- La Liga LEB no es precisamente un gran escaparate. ¿Hay plazo marcado para volver a la ACB?

 

- La LEB es una categoría interesante deportivamente hablando, de donde salen buenos jugadores. Es cierto que le falta repercusión mediática, pero está claro que esta temporada veremos buen baloncesto en Valladolid. ¿Volver a la ACB? Lo primero es lo primero. No sirve de nada ganar partidos y tener opciones de subir si los jugadores no cobran. Los jugadores y todo el mundo, claro. No obstante, es evidente que este proyecto tiene un objetivo deportivo final y es regresar a la máxima categoría pero para quedarnos porque significa que ya tenemos todos los recursos para ello y la estabilidad necesaria.

 

- ¿Cómo es su relación con Porfi Fisac?

 

- Nos conocíamos de hace tiempo y le voy a contar un detalle: Porfi ha tenido un comportamiento ejemplar conmigo cuando conoció mi llegada al club. Está implicado y consciente de dónde está y el momento que vivimos. Ha sido un acierto contar con él.