Subvenciones de 69.500 euros del Ayuntamiento de Valladolid para programas de asociaciones juveniles

El concejal de Deportes, Juventud y Participación, Alberto Bustos.

La Concejalía de Juventud incrementa un 17% la cuantía de las subvenciones, a la espera de culminar el nuevo Plan de Juventud. 

El Ayuntamiento de Valladolid, a través de la concejalía de Participación Ciudadana, Juventud y Deportes, ha acordado el reparto de 69.500 euros entre asociaciones juveniles de la ciudad, cifra que supone un incremento del 17% con respecto a 2015.

 

La subvención tiene por objeto la promoción del asociacionismo juvenil mediante el apoyo económico a los proyectos de estas entidades, que deben estar directamente relacionados con los diferentes ámbitos recogidos en el Plan Municipal de Juventud y promovidos por las entidades que lo solicitan.

 

La convocatoria realizada por la concejalía ha recibido propuestas de 41 asociaciones juveniles para repartir un total de 66.500 euros para el desarrollo de un amplio programa de actividades.

 

Este año además, se ha incorporado a la convocatoria una línea de 3.000 euros más para subvencionar cursos de formación, que abarcan temáticas como igualdad de oportunidades en el mundo de la discapacidad, comunicación asociativa, interpretación del patrimonio cultural o diseño informático.

 

El concejal de Participación Ciudadana, Alberto Bustos, señala que el  Ayuntamiento “pretende  incentivar y dinamizar el tejido asociativo juvenil de Valladolid recuperando, en gran medida, el recorte llevado a cabo durante los últimos años”.

 

Bustos incide en que los proyectos presentados “abarcan una amplia gama de ámbitos: el ocio y el tiempo libre, la discapacidad, el empleo, la participación social a través del voluntariado, la actividad estudiantil, la participación política y social, el fomento de valores solidarios y de igualdad, la integración y el medio ambiente, entre otros”.

 

La concejalía de Juventud continúa con el proceso de elaboración participativa de un Plan de Juventud que pueda suponer una “hoja de ruta” en las políticas municipales para los próximos cuatro años.