Sortu: "Es el momento de dar 'jaque mate' a la Guardia Civil"

Hasier Arraiz y miembros del Consejo de Sortu

El presidente de Sortu, Hasier Arraiz, ha afirmado que la operación policial desarrollada por la Guardia Civil contra abogados de ETA es una "respuesta de venganza" a la manifestación de este pasado sábado. Asimismo, ha señalado que es el momento de que el pueblo vasco le de "jaque mate" a al instituto armado, y que se "vaya de Euskal Herria".

En una comparecencia en San Sebastián, acompañado por miembros del Consejo nacional de Sortu, Arraiz se ha referido, de esta manera, a la 'operación Mate' en la que han sido detenidas 16 personas y que se ha desarrollado un año después de la denominada 'operación Jaque' que también estuvo dirigida contra el entramado de abogados de ETA.

Arraiz ha indicado que estas detenciones "no son casualidad", sino una "respuesta de venganza" a la manifestación "multitudinaria" de este pasado sábado en Bilbao convocada por la red ciudadana Sare en favor de los derechos de los presos.

Asimismo, ha afirmado que la operación policial es parte de la "política penitenciaria criminal" del Gobierno central "cuyo único objetivo" es, a su juicio, "quitar todo tipo de apoyo al colectivo de presos políticos vascos". Además, ha insistido en que el Ejecutivo del PP "emplea una y otra vez la venganza contra Euskal Herria".

"Estamos, sin lugar a dudas, frente a un Estado terrorista, un Estado Quijote que ve gigantes donde solo hay molinos, que ve terroristas donde solo hay abogados, y que en lugar de ver militantes políticos ve peligrosos criminales aunque nuestras únicas armas solo sean el bolígrafo y el papel", ha recalcado.

"JAQUE MATE"

Además, en alusión a la denominación de la operación 'Mate' y a la anterior desarrollada contra abogados de presos de ETA ('Jaque'), ha asegurado que es el momento de que el pueblo vasco "le de jaque mate a la Guardia Civil" y de que "se vayan de Euskal Herria".

El dirigente abertzale ha asegurado que Europa vive un momento "clave" en el que "algunos, supuestamente para tratar de proteger nuestra libertad, pretenden restringir al máximo nuestras libertades" y se ha mostrado convencido de que los ciudadanos "deben dejar claro que no están dispuestos a dejar su futuro "en manos de los burócratas".

"Ayer en París, millones y millones de personas gritaron 'Je suis Charlie', y estamos de acuerdo con ellos. Hoy, miles y miles de personas, y nosotros con ellos, gritamos 'Je suis Basque'", ha manifestado.

Hasier Arraiz ha señalado que los miembros de Sortu no renuncian a reivindicar "ninguno de los derechos que nos corresponden". "Seguiremos reivindicando cada uno de ellos pero sin engañarnos, a día de hoy sabemos que el único escenario posible de paz, democracia, y libertad para nuestro pueblo está fuera del Estado español, por eso tenemos que irnos cuanto antes", ha considerado.

Por ello, ha hecho un llamamiento a "unir fuerzas" al conjunto de la ciudadanía vasca para hacer posible un "escenario de paz, democracia y libertad en Euskal Herria" a través de la 'vía vasca' y contra la "política de venganza y la estrategia de guerra del Estado español".

JUICIO SUSPENDIDO

Por otro lado, el presidente de Sortu ha recordado que la comparecencia de este lunes estaba prevista para denunciar el juicio "político" que tenía que haber comenzado en la Audiencia Nacional y que "ha quedado de momento suspendido", en el que cuatro miembros del Consejo Nacional de Sortu --Pernando Barrena, Marije Fullaondo, Marisa Alejandro, y Juan Joxe Petrikorena--, tenían que haber sido juzgados.

En ese sentido, ha denunciado que, a día de hoy, "en Euskal Herria sigue sin haber igualdad de condiciones para hacer política", ya que Sortu, "cuando han pasado cuatro años desde que finalizó definitivamente la actividad armada de ETA", continúa teniendo que realizar su actividad política "en peores condiciones que el resto".

"Tenemos algunos miembros de nuestra formación en prisión, tenemos otros esperando condena en este momento, y algunos otros volviendo de ese juicio que, de momento, no se va a celebrar", ha destacado, para censurar que el Estado español "nos paga con venganza nuestro compromiso político a favor de Euskal Herria".