Soria y Báñez acuerdan con CCOO y UGT la creación de un grupo seguimiento del caso Volkswagen

Volkswagen

Los ministros de Industria, Energía y Turismo y de Empleo y Seguridad Social se han reunido con representantes de UGT y CCOO para tratar la crisis de Volkswagen y crear un grupo de coordinación y seguimiento de la situación, a petición de las organizaciones sindicales.

Este grupo de trabajo estará formado por representantes de los ministerios de Industria, Energía y Turismo, y Empleo y Seguridad Social, así como de CCOO y de UGT, y también se invitará a participar a la compañía germana y a las comunidades autónomas afectadas, como son Navarra y Cataluña.


Durante el encuentro, los participantes han resaltado la relevancia del sector del automóvil en la economía española, tanto en lo que refiere a la fabricación de vehículos como a la industria de componentes y a su potencial como generador de empleo de calidad y su efecto tractor sobre el conjunto de la economía.

Asimismo, los ministros han ratificado el mantenimiento de las ayudas comprometidas destinadas al sector del automóvil y, concretamente, los planes de financiación para innovación e inversión industrial, de Industria, y las medidas para el fomento del contrato de relevo, correspondientes a Empleo.

El objetivo del grupo de seguimiento es realizar un permanente análisis de la situación y proponer medidas adecuadas para que se haga efectiva la garantía de mantenimiento de las inversiones previstas por la corporación en España y del empleo.

En este sentido, el secretario general del sindicato UGT, Cándido Méndez, ha transmitido que los sindicatos consideran importante establecer un "nexo de información clara y transparente" y un "mecanismo de coordinación y seguimiento" sobre la situación de Seat en España debido a la gran trascendencia que está teniendo lo ocurrido en la compañía alemana tanto en la industria como en el empleo y la actividad productiva del sector del automóvil en el país.

"LOS TRABAJADORES SON LAS VÍCTIMAS"

A su vez, ha afirmado al término de la reunión que los trabajadores son "víctimas", al igual que lo son las factorías españolas, y no los "culpables", ya que en España no se fabrican motores, para el grupo, solo se ensamblan. Por ello cree que hay que preservar a todos los niveles el empleo de calidad y las condiciones laborales "tanto en el corto como en el medio plazo".

Además, los sindicatos han pedido a la empresa que despliegue una campaña informativa muy clara para restituir la confianza de la opinión pública del país a partir de la voluntad de la compañía de exigir responsabilidades.

A partir de ahí, creen que Volkswagen debería definir el horizonte de trabajo inmediato que tiene que llevar a cabo en España, no solo en el corto plazo, sino también en el medio plazo, que pasa por asegurar las inversiones que ahora no están definidas, pero sí comprometidas.

CCOO y UGT solicitan a Volkswagen "preservar en 2019 la misma carga de trabajo en ambas factorías del país", la de Landaben (Navarra) y la de Martorell (Barcelona).

"La tranquilidad se demuestra andando. Está bien el compromiso, parece haber una actitud positiva por parte del Gobierno, pero ya existe mucha historia y se conoce lo que pasa en la industria, por eso, se va a hacer el seguimiento, con el fin de que se cumpla lo que se ha acordado", ha asegurado el secretario de Acción Sindical de CCOO, Ramón Górriz.