'Somos Migrantes' llega al colegio de San José para concienciar sobre el paso de las fronteras

Las 36 imágenes invitan al espectador a "ponerse en la piel" de quienes se ven obligados a migrar

Entreculturas y Red Incola inaugurarán, este lunes a las 18.30 horas en el colegio San José Valladolid, la exposición 'Somos Migrantes' con 36 imágenes del paso de la frontera entre México y Estados Unidos y entre España y Marruecos.

  

El director de la comisión de Migraciones de la Conferencia Episcopal, José Luis Pinilla, presidirá el acto de inauguración de la muestra, que permanecerá abierta al público hasta el 23 de octubre, según han informado ambas organizaciones en un comunicado recogido por Europa Press.

  

También participarán el jesuita venezolano Jesús Rafael Villarroel; el coordinador de Red Incola, Eduardo Menchaca, y la delegada de Entreculturas Valladolid, Noelia Peña.

  

Las 36 imágenes invitan al espectador a "ponerse en la piel" de quienes se ven obligados a migrar. Asimuismo, muestra "el rostro humano" de quienes deciden cruzar esas fronteras "para alcanzar sus sueños" y se encuentran con lugares "donde impera el drama, el conflicto, el miedo y la violación de sus derechos humanos".

  

La Red Incola y Entreculturas han señalado que "es importante construir una cultura de la hospitalidad, de encuentro y de acogida" hacia las personas migrantes para defender "su derecho a salir de los países libremente" y defender sus derechos humanos, que "muchas veces se ven vulnerados".

 

LA SITUACIÓN DE MÉXICO Y EE.UU

  

"Más de un millón de mexicanos y 300.000 centroamericanos" intentan cruzar la frontera entre México y EEUU cada año, sin embargo, "solo el 15 por ciento lo consigue", o lo que es lo mismo, sólo 1 de cada 7 que lo intentan logra llegar a EEUU.

  

Estas personas migrantes, en su mayoría hombres, "arriesgan sus vidas durante el camino", se exponen a "todo tipo de torturas, secuestros y abusos", además de carecer de las "condiciones mínimas de alimentación o salud".

  

Estas violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional, son perpetradas por el crimen organizado y las fuerzas de la policía, por los gobiernos locales o personas particulares que están en contra de las personas migrantes. Estas violaciones "van en aumento y son muy pocas las denuncias" por parte de las víctimas "debido al miedo, a la inseguridad del viaje" y a las condiciones "precarias y peligrosas" en las que viajan.

  

Por otro lado, en la frontera hispano-marroquí se están llevando a cabo unas políticas de control migratorio que están suscitando "cuestiones muy serias" de violación de derechos humanos, como es el caso de las devoluciones en caliente.

  

La ONU ha alertado a España el pasado 23 de enero en su informe de recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos que respete "el principio de no devolución" y garantice a los inmigrantes "el acceso a los procedimientos de asilo". Esta frontera "es un corredor migratorio importante", la gente arriesga sus vidas para intentar cruzar por mar o saltar la valla para entrar en Europa.

  

La situación en el norte de Marruecos es de "crisis humanitaria", hay "miles de personas atascadas" en diferentes emplazamientos, como el monte Gurugú en donde las condiciones de vida "son precarias".