Sólo Martin puede con el 'huracán' Froome en la crono del Mont Saint Michel

El líder del SKky consolida su amarillo en una contrareloj en la que sólo cede al final frente al campeón del mundo. 

El corredor alemán Tony Martin, del Omega Pharma-Quick Step, se ha adjudicado la undécima etapa del Tour de Francia del Centenario, una contrarreloj de 33 kilómetros entre Avranches y Mont Saint Michel, por delante del británico Chris Froome (Sky) y del belga Thomas de Gendt (Vacansoleil).

 

Tony Martin, que se impuso con un tiempo de 36 minutos y 29 segundos, aventajó en 12 segundos a Chris Froome y en 1:01, a De Gendt, mientras que los españoles Alejandro Valverde (Movistar) y Alberto Contador (Saxo-Tinkoff) casi calcaron su resultado y acabaron en los puestos 13 y 15, a 2:12 y 2:15 del alemán.

 

El bicampeón del mundo contra el crono sumó su octava victoria del curso, al margen de la general de la Vuelta al Algarve y Bélgica, con suspense, pues marcó el mejor tiempo en la tabla durante toda la jornada en los puntos intermedios de los kilómetros 9,5 y 22 hasta que llegó el ciclón Froome, acoplado como una pieza más a su 'pinarello' amarilla y negra.

 

Froome, bronce en Londres 2012, cumplió el pronóstico y barrió todos los registros a su paso, pero por tan sólo 1 y 2 segundos respecto a Martin en los dos primeros pasos, aunque perdió fuelle con el viento en contra que soplaba en la lengua de tierra que conectaba con el mítico Mont Saint Michel, el segundo lugar turístico de Francia sólo por detrás del acero de la torre Eiffel.

 

El líder del Sky cedió la etapa, aunque consolidó aún más su liderato respecto a Alejandro Valverde y Alberto Contador, que tuvieron un comportamiento casi idéntico en toda la crono y a los que apenas separó 3 segundos en la meta a favor del jefe de filas del Movistar. Valverde conservó el segundo puesto en la general, a 3:25 ahora de Froome y Contador ascendió al cuarto, a 3:54.

 

Joaquim 'Purito' Rodríguez (Katusha) cedió casi 3 minutos y medio en una disciplina que no es la suya y quedó ya muy alejado del podio de los Campos Elíseos, por el que habrá una tregua hasta el domingo cuando se asciendan las míticas rampas del Mont Ventoux.          

 

Froome cumplió la amenaza y consolidó aún más su liderato después de la ofensiva del Movistar en Bagneres de Bigorre. Este jueves se disputa la duodécima etapa, de 218 kilómetros, entre Fougeres y Tours, donde sólo el viento puede amenazar la calma de un pelotón en el que se prevé una nueva llegada al sprint.

Noticias relacionadas