Solar eres... y en solar te convertirás

El Ayuntamiento de Salamanca se empeñó en convertir esta franja de terreno frente al Venancio Blanco en un aparcamiento, pero su aspecto ha vuelto a ser el que ha tenido siempre: el de un descampado de tierra.

Menos de tres meses han bastado para que una de las actuaciones más criticadas del Ayuntamiento de Salamanca se haya desvanecido. Es el tiempo que ha pasado desde que se estrenó un nuevo 'aparcamiento' en superficie en el solar frente al colegio Venancio Blanco y hasta que se han borrado casi todos los rastros de la actuación. Plazo suficiente para que el lugar se haya convertido de nuevo en un descampado de tierra que solo algunos usan para aparcar.

 

El problema reside en el tipo de actuación escogida. En lugar de asfaltar y marcar las plazas, como se ha hecho en otras actuaciones similares, se optó por explanar el terreno y pintar con cal las 120 plazas disponibles para aparcar. Detrás de esta decisión puede estar el hecho de que el solar tiene previsto otro uso en el plan general, que es el de hacer allí un parque y no un aparcamiento, con lo que se optó por una actuación muy leve... que no ha durado ni tres meses.

 

El resultado, que a día de hoy no queda ni una sola raya sobre el terreno y que se volverá a aparcar al libre albedrío. Y eso quien lo use, porque la mayor parte de los días permanece casi vacío, más ahora en vacaciones escolares. Además, las malas hierbas han empezado a aparecer y son perfectamente visibles al fondo del solar. Sí están las rampas y las indicaciones, un acceso de lujo que encaminará a los usuarios hacia un terregal... y eso si las lluvias del próximo invierno no lo convierten en presa de los charcos. De ocurrir así, se remataría el 'acierto' de esta decisión devolviendo el lugar a su estado natural: el de solar abandonado.