Sisi, ofrecido al Real Valladolid

Sisi, en uno de sus últimos partidos con el Pucela antes de firmar por Osasuna. TRIBUNA

El jugador dice que “es consciente de que Osasuna necesita vender jugadores por la situación que vive”, pero asegura “no saber nada” y lo ve “muy difícil”.

“La verdad es que no sé nada de si podría estar a punto de salir de Osasuna. Yo ando recuperándome de la rodilla, justo he hecho un parón de una semana para irme de vacaciones y de verdad, no sé nada”. Así respondía un viejo conocido de la afición pucelana, Sisinio González, Sisi, al plantearle la posibilidad de que estuviera más fuera que dentro del club rojillo. Lo curioso es que el destino señala a su anterior club, ya que su agente le ha ofrecido recientemente al Real Valladolid, según ha podido saber Tribuna.

 

“No sé si van los tiros por ahí, pero lo veo difícil”, continúa el extremo diestro ante la posibilidad de volver a vestir la blanquivioleta, en la que sería su tercera etapa en Zorrilla.

 

“En la situación económica en la que está Osasuna entiendo que tiene que sacar jugadores, pero no sé más”, insiste Sisi, poco convencido pese a que su agente ande buscándole nuevos destinos. Las aguas bajan revueltas por Pamplona en una auténtica crisis deportiva, institucional y económica, y todavía le resta uno de los tres años de contrato que firmó con uno de los dos equipos que acompañarán al Pucela al infierno.

 

Lo cierto es que Sisi ha tenido bastante más mala suerte que minutos de juego con la rojilla. Desde su salida de Valladolid, tan solo ha disputado veinte encuentros ligueros con Osasuna en estas dos temporadas debido a las lesiones, la primera el 1 de diciembre de 2012, rotura de ligamento de la rodilla derecha mediante, y la segunda el pasado 19 de octubre con misma lesión en el cruzado anterior y menisco de la rodilla izquierda. A la postre el resultado de ambas fue el mismo; final de la campaña sin apenas haber llegado a completar la primera vuelta.

 

Ahora mismo su máxima preocupación consiste en recuperarse de esta última para poder volver a disputar minutos, sea con el equipo que sea, y lo cierto es que en Pamplona las preocupaciones estos días parecen bastante desviadas de lo meramente deportivo. En todo caso, la realidad está ahí. El nombre de Sisi ha vuelto a sonar estos días en los despachos del José Zorrilla.