Sin noticias del proyecto del Casino de Valladolid en el cine Roxy

Las salas del cine Roxy, cerradas y sin actividad desde su reciente clausura. BORIS GARCÍA

El cierre de los cines Roxy, en la calle María de Molina, abría la puerta al proyecto del traslado del Casino de Boecillo a Valladolid para ubicar en pleno centro la mayor sala de juego de la ciudad. Sin embargo, los responsables del Casino no han hecho ningún movimiento y la idea sigue anclada en un preocupante letargo.

El empresario cinematográfico, Enrique Cerezo, asegura que el alquiler a la sociedad del Casino está hecho hace tiempo. Pero también añade que no tiene noticias nuevas sobre los planes de sus arrendatarios. "Sinceramente, ni me acuerdo de lo que cerramos porque se hizo hace tiempo. En teoría, la idea era para instalar allí un casino pero no sé nada más", comentó el también presidente del Atlético de Madrid a Tribuna Valladolid.

 

El inmueble del cine Roxy permanece cerrado a la espera de nuevos inquilinos, pero fuentes del consejo de administración del Casino aseguran a este periódico que la empresa no tiene trazada ninguna línea de actuación basada en un traslado. Es más, añaden que sus intenciones más inmediatas no pasan por esa idea. ¿Y entonces? Otras fuentes de los trabajadores de la sociedad del Casino señalan directamente al actual director, Javier Herrero Alonso, como el activista de una propuesta que tendría como objetivo "ganar tiempo para salvar la difícil situación que atraviesa el Casino de Castilla y León".

 

En cuanto a fechas, las variaciones temporales ya 'comen' la idea inicial de Herrero. Las primeras informaciones del traslado de Boecillo a Valladolid surgieron en septiembre de 2012 y, por entonces, se apuntaba a marzo de 2014 como la fecha de apertura del Casino en la capital. La normativa ya lo permite, pero la inversión es otra cuestión diferente. "En una reunión, los consejeros le recriminaron a Herrero su capacidad de adaptarse porque pasó de una cantidad desorbitada a otra menor en cuestión de segundos", añaden dichas fuentes que recuerdan el enfado mostrado por el director con los medios de comunicación durante una reunión de departamentos. "Llegó a decir que había un lobby en la ciudad en contra de su proyecto del traslado a Valladolid"

 

En cualquier caso, el tiempo pasa y la céntrica calle María de Molina tiene, en escasos metros dos grandes instalaciones paradas en el tiempo; al teatro Lope de Vega se une ahora el cine Roxy sin actividad y con una gran interrogación sobre su futuro. Un futuro que, parece claro, al menos de manera inmediata no pasa por el Casino.