Sin fecha para la obra de nunca empezar del antiguo hostal Lucense

Anclado en un litigio entre sus propietarios, el solar que albergó en su día el histórico hostal Lucense, en pleno Paseo de Zorrilla, esquina con Puente Colgante, sigue "adornando" con su abandono un espacio emblemático en la principal arteria de la ciudad.

En su día fue un hostal-restaurante de referencia en Valladolid. Frente a la Plaza de Toros, en pleno Paseo de Zorrilla haciendo esquina con Puente Colgante. Ahí se erigía el Lucense, parada de toreros y futbolistas de la época y, más recientemente, un establecimiento con solera en la ciudad. Cerró sus puertas en 1996 y desde entonces ha estado envuelto en un mar de problemas legales entre sus diferentes propietarios. Esos litigios siguen hoy vigentes pese a que el Ayuntamiento aprobó en el mes de abril del pasado año el proyecto de actuación que permitía edificar un solar que hoy está apuntalado y cuyo abandono mancha el paisaje de la principal arteria de Valladolid.

 

El Ayuntamiento ha intentado mediar para poner de acuerdo a las partes enfrentadas, pero no ha obtenido resultado. "Las negociaciones entre ellos no han ofrecido el efecto deseado y siguen con un pleito pendiente", señala a tribunavalladolid.com la concejala de Urbanismo, Cristina Vidal, recordando que una de las partes en conflicto afecta a la propiedad del solar en la zona de la calle Puente Colgante con una serie de compromisos de por medio. Es decir, no hay fecha para el comienzo de las obras.

 

El Lucense es un edificio protegido y, por ello, debe cumplir una serie de normas en su rehabilitación. El proyecto de actuación aprobado permite una edificación en tres parcelas distintas. En primer lugar la que tiene acceso por el Paseo de Zorrilla 86-88, con una superficie de 707 metros cuadrados y una edificabilidad de 2.980 metros, y una altura máxima según la ordenación detallada de baja más ocho. Este solar queda gravado con una servidumbre de uso público horario a modo de pasaje en planta baja, con dos plantas de altura libre y una superficie de cubierta translúcida de al menos dos terceras partes de su superficie total.

 

En segundo lugar figura la que tendría acceso por la calle Puente Colgante 51, con una superficie de 200 metros cuadrados y una edificabilidad de 672, y una altura máxima según la ordenación detallada de baja más tres. Este espacio queda gravado en las mismas condiciones que la anterior.

 

Además, figura una tercera parcela, destinada a espacio libre de uso público que dará a la calle Desengaño -pasaje con salida a la calle Mercedes-, con una superficie de 567 metros cuadrados y que será de titularidad del Ayuntamiento de Valladolid, libre de cargas y  gravámenes.

 

Todo está, sin embargo, en manos de la iniciativa privada sin que por el momento se vislumbre una solución al conflicto que afecta a sus varios propietarios. Entre tanto, el Ayuntamiento se lamenta de no tener en sus manos más herramientas para acabar con esa imagen de abandono que "adorna" el Paseo de Zorrilla ofreciendo, como expresa la concejala, "una imagen lamentable".