Silván destaca el trabajo de 2.500 técnicos de vialidad y voluntarios de Protección durante "la mayor nevada desde 1985"

Antonio Silván

El consejero de Fomento de la Junta de Castilla y León, Antonio Silván, ha destacado este miércoles el trabajo de "todas las administraciones" implicadas en el dispositivo puesto en marcha el 1 de febrero para atender las situaciones derivadas de la que ha considerado "la mayor nevada" caída en el norte de León, Palencia y Burgos "desde 1985".

Silván se ha referido especialmente a los 1.300 profesionales de vialidad, los 1.200 voluntarios de Protección Civil, los efectivos de la Unidad Militar de Emergencias, los Ayuntamientos, las diputaciones de Burgos, León y Palencia así como la Guardia Civil y las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado.

 

En rueda de prensa, el consejero castellanoleonés ha reconocido que cuando se produce una nevada de estas características, en la que en algunos puntos se han acumulado hasta "seis metros" de nieve, "todo esfuerzo es poco", por lo que ha considerado que el operativo puesto en marcha fue el adecuado, al tiempo que reiterado que "todas las urgencias y emergencias han sido atendidas" y que no se han producido daños personales.

 

Antonio Silván ha recordado que la situación de emergencia comenzó con el nivel de alerta del Plancal el día 1 de febrero en Burgos por las crecidas de los ríos, pero rápidamente la situación se amplió por las nevadas que se intensificaron en los días siguientes. Así se ha mantenido, ha señalado, hasta el pasado domingo, 8 de febrero.

 

Durante estos días, ha recalcado, se ha producido el mayor episodio de nevada en el norte de España "desde 1985" y con unas dimensiones comparables al de 1953, que es "el mayor de la historia reciente" en el país.

 

Tras destacar la coordinación entre las administraciones, el consejero ha relatado que en las zonas afectadas por las nevadas han trabajado 1.300 profesionales de vialidad en las carreteras, 1.200 voluntarios de Protección Civil, la Unidad Militar de Emergencias, y efectivos de la Guardia Civil y cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado. Además, ha insistido especialmente en el trabajo de los ayuntamientos y las diputaciones de León, Palencia y Burgos.

 

En otro tipo de cifras, ha indicado que, de los 4.800 incidentes que se han atendido entre los días 1 y 8 de febrero, un total de 685 hacían referencia a las nevadas en Burgos, León y Palencia.

 

Además, ha subrayado que el operativo de carreteras ha funcionado "al completo", ya que se han distribuido 4.000 toneladas de sal y las máquinas quitanieves --de cuchilla y fresadoras-- han recorrido hasta 44.227 kilómetros en carreteras autonómicas durante estos días. Además, más de 530 personas han coordinado y trabajado en el dispositivo de vialidad invernal.

 

También ha querido reconocer el consejero la "paciencia y comprensión" de los ciudadanos.

 

Sobre la situación actual, ha explicado que, una vez ha remitido el temporal, se continúa el trabajo para limpiar completamente la nieve de las carreteras si bien todavía permanecen "con dificultades de acceso" ante el riesgo de aludes en las localidades de Llánaves de la Reina, en León; y Piedrasluengas, en el municipio palentino de La Pernía, cuyos habitantes están atendidos por aire para sus "necesidades básicas".

 

En todo caso, ha manifestado que espera que en las próximas horas se pueda llegar por carretera a estas zonas. Silván ha llamado la atención sobre el volumen de nieve que se ha acumulado, pues ha indicado que el pasado lunes una máquina fresadora "sólo avanzó 500 metros".

 

El consejero de Fomento ha aseverado que el dispositivo de las administraciones ha sido el adecuado, pues entiende que "cuando se producen nevadas de estas características durante ocho días, todo esfuerzo es poco". Así, ha citado que en los lugares en que se produjo una caída de la red eléctrica se ha reparado "rápidamente" incluso con el transporte de técnicos en helicóptero.

 

Sobre esta situación, ha ejemplificado que en casos de emergencia hay que "estar preparado no para que no se vaya la luz, sino para solventar la avería cuando se produzca".

 

Por otro lado, ha incidido en que la atención no ha tenido diferencias entre Castilla y León y Cantabria porque el temporal "no entiende de comunidades autónomas ni de límites" y ha recordado que los servicios de Protección Civil de Castilla y León han atendido a personas que se encontraban en la vertiente cántabra.

 

En cuanto a la aprobación de ayudas de emergencia para estas zonas, ha repetido que se trata de una decisión que "corresponde al Gobierno" y ha añadido que actualmente se evalúa la situación. Mientras tanto, ha recordado, existen partidas presupuestarias de contingencia tanto por parte de la Junta como por parte del Estado.

 

Ahora, ha explicado, la Delegación del Gobierno y las cuatro confederaciones hidrográficas con competencias en territorio castellanoleonés comienzan a trabajar en previsión de los deshielos que se van a producir. En este sentido, ha asegurado que se espera que las temperaturas no suban de manera brusca para que el deshielo no sea rápido.