Silván apela a la concienciación tras advertir de que nueve de cada diez incendios en 2013 fueron intencionados

Del total de 1.159 fuegos declarados, un millar podría haberse evitado de no mediar la acción de los pirómanos

 


VALLADOLID, 4 (EUROPA PRESS)

La campaña contra incendios en 2013 en Castilla y León se saldó con un total de 1.159 fuegos declarados y una superficie global calcinada de 11.526 hectáreas, un 55 y un 74 por ciento menos, respectivamente, en relación a 2012, balance "positivo" realizado hoy por el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván, y que, sin embargo, se ha visto empañado por el hecho de que casi el 87 por ciento de ellos, un millar, podría haberse evitado de no mediar la mano intencionada del hombre.

"¡Nueve de cada diez fuegos fueron provocados!", ha incidido con indignación Silván, quien, acompañado por el director general del Medio Natural, José Ángel Arranz, ha reconocido la benevolencia de una campaña caracterizada por una caída en número de incendios y superficie global afectada, un 37 y un 46% menos, por el mismo orden, del último decenio, y en la que el 65 por ciento de los siniestros, dos de cada tres, quedaron en meros conatos al no superar la hectárea calcinada.

Pero además, la caída de la superficie arbolada calcinada es todavía mayor, un 80% menos, resultante de la comparativa entre las 3.152 hectáreas de este año y las 15.519 en 2012, equivalente también a un descenso del 40% si se compara con la última década.

El éxito relativo obtenido, como demuestra el hecho de que se ha quemado este año menos superficie que en tan sólo un incendio registrado en 2012, el de Castrocontrigo (León), circunstancia que Silván no ha dudado en atribuir al trabajo de 4.175 profesionales, "arriesgando en ocasiones su propia vida", contrasta no obstante con la lacra que año tras año supone la incidencia de la mano del hombre en el origen de casi el 90 por ciento de los fuegos contabilizados.

TRES PROVINCIAS, EL 89% DE LA SUPERFICIE AFECTADA

Al respecto, el consejero, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha condenado la "intencionalidad y reiteración" como origen de la mayoría de los fuegos y ha puesto el acento en la dramática experiencia de cada año en provincias como Ávila, León y Zamora, "que aglutinan más de la mitad del número de incendios en toda Castilla y León y el 89% de la superficie quemada".

De hecho, estas mismas provincias--ha apuntado--concentran los cinco incendios que este año han superado el medio millar de hectáreas afectadas, hasta el punto de que entre ellos, los de Cebreros (Ávila), Valdefresno (León) y los registrados en las localidades zamoranas de Alcañices, Hermisende y Villardiegua de la Ribera, suman 5.985 hectáreas (52% del total en Castilla y León), de ellas 2.254 arboladas, el 72% de la superficie arbolada global.

"El operativo apaga los fuegos, son otros los que incendian nuestros bosques, y es ahí donde debemos incidir y atacar", ha resumido Silván, no sin antes incidir en que hay municipios en los que se han producido este verano hasta diez incendios, de los cuales al menos siete eran intencionados.

Por ello, el titular de Fomento y Medio Ambiente se ha mostrado a favor de mantener operativo el denominado Plan 42 de concienciación acompañado con otra serie de medidas más coercitivas, tanto desde el punto de vista del Código Penal, que contempla penas de entre seis meses y veinte años de prisión, y administrativo, mediante la imposición de multas y la suspensión por cinco años para el aprovechamiento agroganadero de aquellas zonas quemadas de forma intencionada.



En su comparecencia ante los periodistas, el titular de Fomento y Medio Ambiente ha aprovechado para ensalzar el trabajo coordinado entre las distintas administraciones, regional, central y los ayuntamientos, así como a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE), en especial a los agentes del Seprona encargados de investigar el origen de los fuegos y cuya labor considera crucial para sentar en el banquillo a los autores de este tipo de atentados contra el patrimonio natural de Castilla y León.