Siguiendo las huellas de Santa Teresa de Jesús

“... El amanecer era nuestro compañero en la partida, dejábamos la ciudad, sus torres y conventos a nuestra derecha, despertando entre las primeras luces. El devenir de nuestro viaje le imaginábamos venturoso y un pálpito de emoción hacía brincar nuestros corazones...” Podría parecer el inicio de una novela histórica, una guía turística o un viaje a la aventura y al descubrimiento. Y quizás, todas esas cosas, y más, sea la Ruta que hoy inauguramos.

La Ruta Huellas de Teresa de Jesús nace como feliz anticipo de las celebraciones que tendrán lugar en toda España con motivo del quinto centenario de su nacimiento, y ha sido posible gracias al empeño de los diecisiete municipios donde la santa andariega levantó alguno de sus conventos, y del apoyo incondicional y entregado del Carmelo Descalzo y de todas y cada una de las fundaciones.

 

Os invitamos a recorrer esta hermosa Red que una mujer humilde y valerosa se atrevió a tejer, luchando contra todas las dificultades que la geografía, el clima y la escasez de medios, le imponían a cada paso. Descubriréis paisajes feraces, o austeros, climas cálidos y otros que te regalarán nieve para el solaz de tus ojos...., pero siempre encontrarás una gentes acogedoras y afables, orgullosas de ser herederas de la obra de esta santa universal.

 

En cada pueblo o ciudad que recorras te sentirás sobrecogido por su monumentalidad, fruto de una rica historia, que nos ha acompañado durante siglos, para desembocar en pleno siglo XXI en espacios urbanos, modernos y atractivos que han sabido integrar plenamente el legado del pasado con la más absoluta modernidad. Así podrás en cada rincón de tu camino degustar las viandas más clásicas, que te acercarán a la Cocina Carmelitana, junto a la gastronomía más vanguardista y evolucionada, que compite con orgullo en los foros internacionales.

 

Este recorrido que te proponemos, esta red de Rutas, todas distintas, complementarias y hermanas, estamos seguros de que constituirá una sorpresa que te invitará a repetir la experiencia, buscando calles y plazas que recordar o descubrir. Nacemos con ánimo de permanencia en el tiempo, y lo hacemos con la modestia y la ilusión con la que Ella iniciaba cada una de sus “aventuras” Fundacionales.

 

Quinientos años nos separan de esta mujer que se adelantó a su tiempo, siendo ejemplo de coraje y esfuerzo en todas sus obras. Desde las más altas cotas alcanzadas en su literatura, hasta el alumbramiento de una mística universal, que ha servido de ejemplo y camino para todas las religiones, y consiguiendo transformar profundamente la Iglesia de su tiempo, y cuya Luz llega hasta nuestros días.

 

Hoy nos entregamos, inaugurando esta Ruta de “Huellas de Teresa de Jesús”  al trabajo de difundir su Obra y la realidad actual de Ávila, Medina del Campo, Malagón, Valladolid, Toledo, Pastrana, Salamanca, Alba de Tormes, Segovia, Beas de Segura, Sevilla, Caravaca de la Cruz, Villanueva de la Jara, Palencia, Soria, Granada y Burgos, en los que dejó su impronta y su recuerdo indeleble. 

 

El sentido de cualquier 'peregrinación' es siempre el sentido de una búsqueda, de un camino de perfección en uno u otro sentido. Por eso, honrar a la madre Teresa –cinco siglos después de su propio peregrinar–, revivir sus días, quebrantos y su peregrinación vital, bien puede constituir una forma eficaz de traerla a nuestros días y hacerla presente con especial nitidez.

 

Valladolid se está preparando para la conmemoración de esta efeméride y, desde el otoño de 2014, lucirá su condición de ciudad teresiana con dignidad, solvencia y, sobre todo, gran emoción. Se está ultimando un gran programa cultural que arropará y propiciará una experiencia aún más intensa del significado que de por sí tendrá el año de Santa Teresa. Tanto los vallisoletanos como todos aquellos que nos visiten en 2015 siguiendo las huellas de la santa, descubrirán la dimensión más mística de la ciudad contemporánea.

 

Valladolid fue su cuarta fundación, en 1568, y, desde entonces y de forma ininterrumpida, la comunidad de religiosas carmelitas descalzas ha formado parte del microcosmos vallisoletano, con una presencia discreta, silenciosa y sobria. De alguna forma, generación tras generación, los vallisoletanos siempre hemos sabido que, tras las tapias del convento de la Rondilla, las religiosas de la madre Teresa rezaban por nosotros… Magnífica intercesión donde las haya.

 

Cuando termines la Ruta que tú mismo hayas creado, no olvides pasar por su Casa Natal en Ávila, y guarda como un tesoro el reconocimiento a tu viaje. Ella que tanto y tan bellos pasajes escritos nos dejó, parece indicarnos que el mejor reconocimiento es acariciar con una pluma el documento que acredite tu deambular por las Ciudades Teresianas, plasmando para la posteridad tu nombre y el año de tu primer recorrido.

 

“...eso tiene bueno este viaje/ que se da más de lo que se pide/ ni acertamos a desear.” C 23,6   

Noticias relacionadas