Sigue la rebelión en Ciudadanos contra Miguel Ángel González, Pilar Vicente, Pablo Yáñez y Luis Fuentes

Pilar Vicente, Pablo Yáñez y Miguel Ángel González, a la izquierda de la foto junto a Luis Garicano en un acto electoral.

Nueva carta remitida a la Secretaría General y la Secretaría de Organización acusando a los responsables del partido en Castilla y León de nepotismo, acumulación de cargos y mentiras. 


 

 

EL CASO DE PILAR VICENTE

 

En la carta enviada por afiliados de Valladolid tanto a la secretaría general como la secretaría de organización se alude expresamente a la situación de Pilar Vicente, que ocupa una doble portavocía en el Ayuntamiento y la Diputación vallisoletana en contra de la norma de 'una persona, un cargo' que tanto pregona el líder de Ciudadanos Albert Rivera.

 

"Debemos resaltar las mentiras públicas efectuadas en el último pleno del Ayuntamiento de Valladolid cuando la Concejala Pilar Vicente Tomás, mintió de forma descarada en el momento en que dijo que desde el minuto cero no cobraba del Ayuntamiento, hecho que resulta falso pues estuvo cobrado durante el 2015, 59.000 euros anuales de la Diputación y 11.000 euros anuales del Ayuntamiento hasta que en el Pleno correspondiente al mes de diciembre, se acordó que no podría cobrar de dos sitios públicos al mismo tiempo, cosa que a ella la costó asumir, y peleó con uñas y dientes la defensa de sus dobles sueldos. Pueden verse los vídeos que demuestran que mintió y que nuevamente y no alineada al mensaje del partido, predica una cosa y hace la contraria".

 

Las quejas de estos afiliados señalan a Manuel Villegas, como responsable de permitir esta situación en Castilla y León, con la consecuencia de le pérdida de votos experimentada por Ciudadanos en las últimas elecciones generales. "Todo esto unido a su acumulación de cargos, pues no da  la oportunidad a representación a ninguno de los 30 cargos electos mejor preparados que ella en la provincia. Este cúmulo de desentuertos mal intencionados personalistas y contradictorios con los mensajes del partido, unidos a la falta de actuaciones en las que se ponga blanco sobre negro por parte del Comité Ejecutivo, posiblemente tutelados como dicen ellos por Villegas, desembocaron en unos tristes resultados electorales el 26-J y lo que es peor con una tendencia a la baja en la actualidad, llegando a poder desembocar en próximas fechas en una baja masiva de cargos electos en toda Castilla y León".

 

La organización de Ciudadanos en Castilla y León sigue asediada por las críticas de la militancia, que no cesan y señalan directamente al delegado regional, Miguel Ángel González, el portavoz en las Cortes, Luis Fuentes, el ex diputado nacional Pablo Yáñez y la doble portavoz vallisoletana Pilar Vicente.

 

"Como afiliado y en representación de un número importante tanto de afiliados como de simpatizantes de Castilla y León, en esta ocasión me pongo en contacto con ustedes para rogarles encarecidamente tomen las medidas necesarias según dicen los estatutos para los casos en los que un cargo orgánico como es el caso de Miguel Ángel González se aprovecha de las estructuras del mismo en beneficio personal o familiar, como fue la contratación de su hija María González, en la Diputación Provincial de Valladolid y su posterior retirada por nuestras demandas públicas, pero quedando impune hasta la fecha de hoy su deleznable actitud al no habérsele abierto expediente sancionador al suso dicho", dice el primer párrafo de una carta enviada el pasado 9 de julio a la dirección del partido.


"Debemos recordarles que Mario Pulido, íntimo amigo de María González, continua contratado en el Ayuntamiento de Valladolid, como  una muestra más de un hecho concatenado de Nepotismo o lo que es peor amiguismo, justo lo que criticamos a otros partidos, pues se trata del amigo de la hija de Miguel Ángel González, y fueron contratados en la misma remesa", dice el texto relativo a los casos de enchufismo político. 


En su carta de protesta se alude a una supuesta protección que puede amparar las actuaciones de González, Fuentes, Yáñez y Tomás, desde diversos órganos del partido naranja ajenos al sentir de la militancia."Los castellanos y leoneses no llegamos a entender cuáles pueden ser los motivos para merecernos esta falta de cumplimiento de los estatutos y el buen hacer que desde Ciudadanos (Partido de la Ciudadanía) se predica en toda España, más allá de lo que los implicados en la trama, Luis Fuentes, Miguel Ángel González, Pablo Yánez y Pilar Vicente, van diciendo sin ningún reparo, por los cuatro puntos cardinales de nuestra Comunidad, y no es otra cosa  que la inmunidad de todas sus acciones, al encontrase amparados por Manuel Villegas y recibir instrucciones directas del citado".

 

El escrito también alunde a una nueva estrategia de la dirección del partido en la Comunidad para evitar el ingreso de personas ajenas al denominado 'círculo del poder' para evitar rebeliones internas que cuestionen la cadena de mandos. "Diversas personas en toda la Comunidad, tanto coordinadores como cargos electos, están recibiendo las instrucciones concretas de estar ojo avizor y no dejar entrar a ningún afiliado que ponga en peligro la continuidad de sus puestos, ante el temor de que participen personas más cualificadas que pongan en jaque el dominio que actualmente tienen los susodichos de la estructura del partido en Castilla y León", aseguran poniendo como ejemplo casos concretos sucedidos en la delegación de Ciudadanos en Zamora. 

 

VOTOS CONTROLADOS POR GONZÁLEZ

 

De igual forma, denuncian el sistema de elección llevado a cabo en Valladolid y arremeten directamente contra el delegado regional Miguel Ángel González. "Al mismo tiempo nos hacemos eco de las irregularidades cometidas en la elección de la Junta Directiva de la Agrupación de Valladolid,  en la que fue elegida como coordinadora de la misma, Pilar Vicente Tomás y como no, Mario Pulido  'el yernisino' de Miguel Ángel González, entre otros acólitos de estos, pues según un gran número de afiliados de la agrupación, algunos de ellos, cargos electos en diferentes municipios de la provincia, se usó ilegalmente el censo de afiliados, facilitado por Miguel Ángel González a Vicente, para forzar el voto a su favor,  llegando al estreno de entregar los votos previamente impresos a los afiliados, como se pudo comprobar en el orden de los mismos llegado el momento del recuento; muestra más que suficiente para que quedase una vez más de manifiesto el zafio retorcimiento  y manejo de la democracia por el clan compuesto por los antes mencionados"

 

La carta enviada a los responsables del partido recuerdan la pérdida de votos y, en concreto los tres diputados que Ciudadanos se ha dejado en Castilla y León en el mes de junio. Piden reacciones urgentesy alertan del desencanto generado en un partido que no ha conseguido mantener las expectativas de voto.