Siete ovejas en Las Navas del Marqués y un ternero en Santa Cruz de Pinares, muertos por ataques de lobo

Campo.

La explotación de Las Navas, con más de 600 cabezas, ha renunciado a un expediente de incorporación de otra persona a la explotación, y se plantea en abandonar la actividad, puesto que ha perdido casi un centenar de ovejas en dos años.

El caso de la explotación de ovino extensivo de Oscar Pascual es dramático. Con un rebaño de más de 600 cabezas, en dos años los lobos han matado 75 ovejas, hay 12 desaparecidas y más de 15 heridas. El pasado año había solicitado un expediente de ayuda para incorporar a otra persona en la explotación, e incrementar los efectivos ganaderos. Ya ha decidido renunciar al expediente de incorporación, y además se plantea abandonar la actividad. “Así es como la Junta de Castilla y León ayuda a mantener la población en el medio rural”,  indica el afectado.

 

El ataque que sufrió la explotación se produjo a las cinco y media de la tarde, por un solo y enorme lobo. A duras penas pudo repeler el ataque, ayudado por varios mastines, pero le costó la muerte de dos ovejas. Peor fue el ataque de la madrugada del día siguiente, domingo, en el cual murieron cinco ovejas. “El ganado está totalmente estresado, así no se puede producir, esto hay que abandonarlo. Me gustaría que vieran el sufrimiento del ganado los asistentes a la manifestación a favor de lobo en Madrid el fin de semana pasado”, dice el ganadero. “Estoy harto de dar partes de siniestro”, continúa, “cuando indico que me ha desaparecido una o dos ovejas, me preguntan por el número del crotal, y no se dan cuenta de que para decirles el número de la oveja que falta he de coger una a una las 600 ovejas, e ir punteando sobre el listado del total de las que hay; hasta que no llego a la última no sé cuál es el crotal que falta”

 

Como ejemplo de las consecuencias de los ataques, Óscar Pascual pone de ejemplo que en el ataque que sufrió el día 30 de diciembre pasado, de entre el ganado que desapareció, una de las ovejas fue encontrada, viva, pero herida, en el municipio segoviano de Labajos, situado a 30 kilómetros de Las Navas del Marqués.  A través del crotal se pudo identificar la explotación de la que procedía. Además, según denuncia el ganadero, los guardas medioambientales aún no le han entregado el informe de daños del citado ataque del día 30 de diciembre.

 

UCCL-Ávila no entiende cómo es posible que la Junta de Castilla y León disponga de recursos para permitir que al siniestro del sábado en Las Navas del Marqués acudan tres guardas, en dos coches oficiales, y luego no se paguen los siniestros a los ganaderos.

 

En cuanto al ataque en Santa Cruz de Pinares, tuvo lugar el lunes, en el paraje de Horno Nuevo, con el resultado de la muerte de un ternero de un mes.

Documentos relacionados