Siete horas de registro después, Rato queda en libertad: "He colaborado activamente"

Rodrigo Rato, durante los registros a su casa y despacho profesional. Foto: EP

Rodrigo Rato quedó en libertad tras siete horas de registro por parte de agentes de Aduanas de la Agencia Tributaria tanto en su domicilio particular del barrio de Salamanca como en su despacho, en una calle cercana a su vivienda.

 

El ex director del Fondo Monetario Internacional (FMI) fue detenido durante el tiempo que duraron los registros en su vivienda y en su despacho y estuvo presente en los mismos. Esta medida se produjo tras una denuncia presentada este jueves por la Fiscalía de Madrid en los juzgados de Instrucción de Madrid contra él y otras personas por supuestos delitos de fraude, alzamiento de bienes y blanqueo de capitales.

 

Poco después de quedar en libertad, Rato hablaba con Ignacio Rodríguez Burgos en Onda Cero y apuntaba: "He colaborado activamente y confío en la Justicia". 

 

En la citada  denuncia se solicitaba "inmediata entrada y registro" en el domicilio del exmandatario, que ha sido acordada por el juzgado de Instrucción de guardia esta semana en Madrid, que es el número 35. El Juzgado también ha decretado el secreto de las actuaciones.

 

Los agentes de Aduanas se han personado a primera hora de la tarde en el domicilio de Rato, que registraron durante unas tres horas. Durante ese tiempo, varios furgones y una quincena de agentes antidisturbios de la Unidad de Intervención Policía (UIP) se personaron en el lugar ya se concentraban decenas de periodistas, vecinos y curiosos.

 

Pasadas las ocho de la tarde, el exministro ha abandonado su domicilio, sin esposar, y ha sido conducido en un vehículo policial hasta el despacho profesional ubicado en el número 50 de la calle Castelló para que presenciara el registro del mismo, en presencia del agente judicial.

 

Los agentes de Aduanas han requisado abundante documentación de este despacho, de donde han sacado más de una veintena de cajas de cartón de grandes dimensiones con diverso material, presumiblemente documentación o material de oficina.

 

Finalmente, sobre las doce y cuarto de la noche, el exministro ha abandonado el despacho y ha sido conducido en un coche policial hasta su domicilio. Una vez en la puerta, acompañado por agentes de Aduanas dependientes de la Agencia Tributaria, ha llamado al telefonillo y la puerta ha sido abierta desde su vivienda.

 

Los agentes de Aduanas han entrado en la vivienda junto al expresidente de Bankia aunque han salido unos cinco minutos después, ya sin él, y se han marchado en el vehículo en el que habían llegado.

 

EN LIBERTAD

 

La Fiscalía de Madrid, que es la que ha presentado la denuncia contra él en el Juzgado de Instrucción de guardia esta semana, no  pedirá que permanezca detenido en dependencias policiales.

 

Según han informado a Europa Press fuentes del Ministerio Público, la Fiscalía de Madrid, que es la que ha presentado la denuncia contra Rato, no ha pedido que se mantuviera la detención ya que tras los registros no existe riesgo de que el ex mandatario popular pueda destruir pruebas.

 

Rato ya está imputado por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu en la causa sobre la fusión y la salida a Bolsa de Bankia.   Igualmente, se le investiga en la pieza separada en la que se analizan las 'tarjetas black' opacas al fisco en la que los exconsejeros de Bankia y de Caja Madrid cargaron 15,5 millones de euros, informaron fuentes jurídicas.

 

Igualmente, Rato aparece en sendas querellas presentadas por UPyD y Manos Limpias en relación con sobresueldos que habrían cobrado directivos de Caja de Madrid durante las presidencias de Miguel Blesa y Rodrigo Rato.

 

El FROB puso en conocimiento de la Fiscalía esta práctica presuntamente irregular, y el Ministerio Público la judicializó en un órgano de Instrucción de Madrid sin que por el momento el asunto haya avanzado.

Noticias relacionadas