Siete detenidos en Valladolid, Cabezón y La Cistérniga e incautados 600 gramos de coca

Efectivos del Cuerpo Nacional de Policía han detenido en Valladolid a siete personas de entre 34 y 78 años y se han incautado más de 600 gramos de cocaína en cuatro registros practicados en el marco de la denominada 'Operación Corona', con la que se considera desmantelada una red de tráfico de drogas, han informado a Europa Press fuentes policiales.

 

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de abril, cuando se tuvo conocimiento que una persona pudiera abastecer de sustancia estupefaciente a otros conocidos narcotraficantes de la provincia.

 

Durante este tiempo, los agentes establecieron zonas de vigilancia y pudieron comprobar como el cabecilla llevaba un alto nivel de vida sin que tuviera ocupación laboral alguna ni actividad legal que pudiera justificar tanta propiedad como tenía.

 

Igualmente, los investigadores comprobaron que éste suministraba la sustancia, al menos, a otras tres personas que, a su vez, vendían a otros consumidores, cada uno en una zona distinta de la provincia de Valladolid.

 

Por ello, entre las 20.00 horas del pasado miércoles día 20 y las 22.00 horas del día 21 se puso en marcha la denominada 'Operación Corona', en la que se ha detenido a siete personas, cuatro hombres y tres mujeres, todos ellos de nacionalidad española.

 

Se han practicado cuatro registros domiciliarios, dos en Valladolid, uno en La Cistérniga y otro en Cabezón de Pisuerga en los que se han intervenido 627 gramos de cocaína, 6.340 euros, tres armas de aire comprimido, siete teléfonos móviles, dos vehículos, una motocicleta y diversos útiles para la preparación y venta de droga.

 

Se da la circunstancia que al tratar de poner los grilletes a uno de los detenidos, opuso gran resistencia y logró escabullirse momentáneamente -aunque fue poco después interceptado por los agentes- mientras gritaba a su pareja que tirase la droga, momento en que ésta fue sorprendida tratando de deshacerse de la misma por el inodoro.

 

La persona a la que se considera cabecilla de la organización no tenía antecedentes por tráfico de drogas, mientras que tres de los otros seis detenidos sí lo tienen.

 

De los siete detenidos, tres fueron puestos en libertad con cargos tras prestar declaración en dependencias policiales y cuatro pasaron el sábado a disposición judicial, de los cuales tres han ingresado en prisión.

 

La investigación ha sido desarrollada por el Grupo Tercero de la Brigada Provincial de Policía Judicial pertenecientes a la Comisaría Provincial de Valladolid.