Sevilla y Barcelona se retan con las enfermerías llenas

Europa Press

El FC Barcelona quiere recuperar este sábado (16.00 horas/Canal+Liga) el liderato provisional de la Liga BBVA con su partido frente al Sevilla en el Sánchez Pizjuán, duelo marcado por la elevada cantidad de bajas en ambos equipos, sobre todo en un equipo hispalense que no termina de arrancar esta temporada.

 

FICHA 

 

SEVILLA FC: Sergio Rico; Coke, Andreolli, Kolo, Trémoulinas; Krychowiak, Iborra, Vitolo, Krohn-Dehli; Reyes y Llorente.

 

FC BARCELONA: Ter Stegen; Alves, Piqué, Mascherano, Jordi Alba; Busquets, Rakitic, Sergi Roberto; Munir, Neymar y Suárez.

 

ÁRBITRO: Gil Manzano (C.Extremeño).

 

ESTADIO: Ramón Sánchez Pizjuán.

 

HORA: 16.00 horas/Canal+Liga.

En el duelo ante el Bayer Leverkusen, el Barcelona afrontó su primer partido completo sin el lesionado Leo Messi y el resultado fue una remontada muy sufrida y coronada con el gol de Luis Suárez, quien se ha postulado a sostén del equipo azulgrana durante los dos meses que se prolongue la ausencia del argentino.

 

Torturado por las lesiones de su plantilla en este inicio de temporada, Luis Enrique recibió un nuevo golpe ante el equipo alemán con la rotura muscular de Andrés Iniesta, que estará al menos un mes de baja. El manchego se unía en la enfermería a Messi, Rafinha y Vermaelen, mientras que Arda Turan y Aleix Vidal siguen esperando con ansia al mes de enero.

 

"Nunca me escudo en bajas ni sanciones. A pesar de que tengamos la baja de Messi, que está considerado el mejor del mundo, no tenía ninguna duda de la respuesta del equipo y va a seguir siendo así", ha tranquilizado el entrenador asturiano, reconociendo que el parón FIFA de selecciones supondrá "un alivio" para su equipo.

 

En el capítulo positivo, Luis Enrique ha confirmado la plena de recuperación de Claudio Bravo. El portero, que llevaba lesionado desde hace casi un mes, apunta a la titularidad en detrimento de un Marc-André ter Stegen que ha rendido con bastante irregularidad durante la ausencia del chileno.

 

En el resto del equipo, Sergi Roberto, un jugador que ha aprovechado perfectamente las lesiones de sus compañeros para agigantar su importancia en el equipo, podría formar tanto de lateral como de centrocampista, aunque más plausible esta segunda opción antes la falta de efectivos en la medular.

 

Además, los canteranos Munir y Sandro pugnan por el puesto libre del tridente para acompañar a Neymar y Luis Suárez, siempre que el preparador azulgrana no opte por un cambio de sistema situando de nuevo a Javier Mascherano y Sergio Busquets en el centro del campo, fórmula que ya empleó ante la UD Las Palmas.

 

UN SEVILLA DESCONOCIDO Y HUNDIDO POR LAS LESIONES 

 

Si el Barcelona tiene problemas con las lesiones, el Sevilla parece sufrir directamente una 'maldición', que este sábado se cobrará las ausencias de Beto, Carriço, Pareja, Rami, Banega, Kakuta y Escudero. Además, arrastran molestias físicas Llorente y Vitolo, por lo que Unai Emery no sabrá hasta última hora si puede alinearlos.

 

Tanto el riojano como el canario ya causaron baja el miércoles en el Juventus Stadium, donde su equipo completó una actuación más que discreta (2-0) y no pudo evitar la quinta derrota en nueve partidos oficiales disputados esta temporada, en la que solo ha sido capaz de batir a Borussia Mönchengladbach y Rayo Vallecano.

 

Antes los malos resultados se han disparado los rumores sobre la unión del vestuario y Emery ha tenido que salir al paso. "El grupo está bien, trabajando unido y me manifiesta las ganas y la responsabilidad que tienen. No hay nadie ausente, es incorrecto", ha querido tranquilizar.

 

Tampoco ayuda el historial del técnico irundarra, que nunca ha sido capaz de ganar al club catalán durante su ya larga carrera en los banquillos. Además, el Sevilla tampoco ha sido capaz de imponerse al Barcelona en once enfrentamientos oficiales y el equipo azulgrana acumula cinco victorias y tres empates en sus últimas ocho visitas ligueras al Sánchez Pizjuán.

 

Sin embargo, el Sevilla se agarra al último precedente que data de hace menos de dos meses, concretamente el 11 de agosto, cuando se disputó la Supercopa de Europa. Pese a que el Barcelona se acabó llevando el título (5-4), el equipo andaluz llegó a empatar un 4-1 adverso y mostró un orgullo que necesitará este sábado para sorprender a un rival que sigue siendo muy poderoso, pero menos sin Messi. Además, en la última visita al Sánchez Pizjuán, también fue capaz de salvar un punto igualando un 0-2.