Serunión manda una carta para asegurar que la tuerca hallada en un plato no procede de sus equipos o cocina

Carta de Serunión

La empresa dice que la tuerca hallada en un plato de comida de un centro escolar de Segovia no procede de su equipo industrial ni de su cocina central. Además reitera que el pure agrio erra "apto" y que en el plato con deficiencias fue sustituido por otro. 

Además de nuevo insiste en que el puré agrio que se sirvió en un colegio segoviano era apto para su consumo y que el plato retirado en Palencia se sustituyó por otro tras detectar algunas anomalías en sus controles de calidad.


Serunión se ha expresado así en un comunicado así como en una carta que ha hecho llegar a los padres de alumnos, según ha explicado el consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, todo ello después de que la Administración autonómica decidiera como medida provisional el cese de la prestación del servicio de comedor escolar de un lote a la UTE Serunión, S.A.-Grupo Lince Asprona, S.L.U, tras la aparición de una tuerca metálica en un comedor.

A este respecto, Serunión ha señalado "con contundencia" que dispone de un certificado emitido por una empresa externa especializada "que demuestra que, dadas las características de la tuerca, ésta no procede de ningún equipo industrial de Serunión y, por tanto, tampoco de su cocina central".

Así, la empresa Serunión, en referencia a los purés de Segovia, ha explicado que dispone de análisis a nivel microbiológico, organoléptico y de pH realizados por un laboratorio externo e independiente, que afirman que éstos no contenían ningún microorganismo que hubiera contaminado el alimento, de manera que es "perfectamente apto" para su consumo.

Respecto al plato "alubias pintas con chorizo" de los colegios de Palencia, ha explicado que durante uno de los controles de calidad que se realizan diariamente en cada centro, el día anterior a su consumo previsto se detectaron por parte de su personal algunas anomalías.

SIN ALTERACIONES

Por ello, ha indicado que se procedió a su sustitución por otro plato de legumbre, del mismo grupo de alimentos ("garbanzos con espinacas"), siguiendo su "estricto protocolo de actuación y con carácter preventivo", lo que se hizo en todas las comidas que presentaban la anomalía. Sin embargo, ha aclarado que los análisis realizados confirman la no existencia de microorganismos ni ninguna alteración en el sabor.

Además, la empresa Serunión ha señalado asimismo que las incidencias en el ámbito de la alimentación de las personas "son un asunto altamente sensible que a menudo producen repercusiones muy destacadas, aun sin revestir peligro alguno para la salud".

De hecho, ha añadido que "es propio en la dinámica de las empresas de restauración colectiva" que en el transcurso de los controles de calidad se produzcan ocasionalmente incidencias derivadas de la propia naturaleza de la materia prima, y es "justamente la capacidad de la compañía para detectarlas, retirarlas y analizarlas la que garantiza la seguridad de sus clientes".

Finalmente, ha mandado un mensaje de "tranquilidad" a las familias, a las que ha informado de que sigue ofreciendo sus servicios con normalidad y manteniendo los estándares de calidad y seguridad alimentaria habituales, "amparados por su experiencia, así como por las garantías y certificaciones de calidad ISO 9001, UNE-EN-ISO 14001, AENOR, ISO 22000:2005".

Además, ha asegurado que su equipo humano trabaja para conseguir "la mejor calidad en el servicio" y garantizar la satisfacción de sus clientes y más de 18.000 colaboradores atienden cada día a cerca de 450.000 personas en escuelas, empresas, hospitales y centros de la tercera edad. En el caso de Castilla y León, Serunión atiende a más de 250 clientes y genera más de 1.000 puestos de trabajo.