Selectividad en menos de un mes: Claves para prepararte

En menos de un mes, concretamente los días 14, 15 y 16 de junio, se celebra en Castilla y León las pruebas de Selectividad que exige una preparación porque es clave para acceder a la carrera a la Universidad deseada. 

La Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), que desaparecerá en el año 2017 tal y como se conoce hasta ahora para ser sustituida por un examen tipo test, exige a los estudiantes una intensa preparación a la que se someten a lo largo del último curso escolar.

 

Los días previos a Selectividad también requieren de una buena planificación que, en este caso, con los exámenes a la vuelta de la esquina, consistirá en mantener uno hábitos de estudio y rutina diaria, contar con un calendario que te obligue a conseguir los resultados que te propones y aplicar técnicas que te ayuden a relajarte para conseguir la máxima concentración y lograr que el repaso final sea lo más productivo posible.

 

¿CÓMO AFRONTAR LOS DÍAS PREVIOS?

 

Los expertos coinciden en la importancia de planificar tanto el tiempo de estudio, como la vida familiar y las horas que dediques al ocio y al descanso. Sin olvidar que el ejercicio físico puede ayudarte a reducir el estrés que conllevan tantas horas de estudio y el hecho de pensar en el momento del examen.

 

En este sentido recomiendan contar con un plan de trabajo equilibrado, realista y personal que favorezca el aprovechamiento de los estudios y evite atracones de última hora. Considera también que la actividad físco-deportiva "puede tener una influencia positiva en los estudios, al tiempo que puede ayudar a relajarse".

 

Hay quien recomienda hacer un 'retroplan', es decir, "empezar del final hacia el principio e imaginarse a uno mismo en la meta, en el resultado, y desde ese lugar pensar qué pasos hacen falta para llegar hasta allí". Además, coincide en la importancia de planificar el día completo, tanto las horas que se van a dedicar al estudio como las de descanso y disfrute, así como hacer deporte como una forma de dar salida a los nervios.

 

¿QUÉ TIPO DE ESTUDIO APORTA UN MEJOR RESULTADO?

 

En tan sólo tres días te enfrentarás a múltiples exámenes, tendrás que recordar numerosos temas de diversas materias que, muy seguramente, habrás estudiado de memoria, aprendiéndote incluso puntos y comas, como solías hacer en el colegio, pero debes tener en cuenta que en Selectividad los examinadores, a parte de tus conocimientos, valorarán la forma de expresarte y desenvolverte.

 

Ante todo, a la hora de repasar lo más efectivo es hacer resúmenes de todo lo estudiado y realizar esquemas o mapas mentales que te ayuden a extraer las ideas principales y sirvan para interiorizar todos los conocimientos.

 

Lo más recomendado, sobre todo en el repaso final durante los días previos, es poner en práctica un estudio centrado en el razonamiento , la comprensión de conceptos y la reflexión. Estudiar de memoria puede provocar que te quedes bloqueado si te olvidas una palabra que considerabas clave en el tema a desarrollar, lo que reducirá tus resultados.

 

Para que el aprendizaje sea a largo plazo hay que tomar la idea, revisarla y hacerla propia. Hay que contarlo de manera que nosotros mismos lo entendamos, lo que nos permitirá ser capaces de recordarlo.

 

COMBATIR LAS SITUACIONES DE ESTRÉS O ANSIEDAD

 

Es razonable que pienses en Selectividad como una prueba crucial que marcará tu futuro personal y profesional. Sin embargo, ante todo, es importante aprender a "relativizar".  

 

En cuanto a las técnicas para dominar el estrés y la ansiedad a la hora de sentarte delante de los libros, lo principal es huir de pensamientos negativos y tener confianza y seguridad en uno mismo.

 

Deberás también reducir el consumo de productos estimulantes como el café, descansar física y mentalmente (durmiendo un número de horas razonables), llevar una alimentación saludable y realizar alguna actividad física de manera diaria que te permita desconectar de los estudios.

 

Además, los expertos desaconsejan estudiar la noche anterior al examen, pues aumenta la sensación de nerviosismo.

 

¿CÓMO ENFRENTARSE AL EXÁMEN?

 

Tener el examen delante puede provocarte tensión y nerviosismo. Pero es importante mantener la calma para comprender cada una de las preguntas y saber contestarlas. Para ello, profesores y coaches te recomiendan seguir los siguientes pasos:

 

- Respira hondo varias veces para relajarte.

 

- Lee los enunciados con atención.

 

- No te precipites al contestar.

 

- Organiza los conceptos antes de empezar a escribir para elaborar la respuesta de forma clara y ordenada.

 

- Razona las respuestas.

 

- Distribuye el tiempo en función de las preguntas que conozcas mejor. Dejando las que más dudas te produzcan para el final.

 

- Cuida la presentación del ejercicio con una buena redacción, ortografía y vocabulario.

 

- Repasa antes de entregarlo.

 

REMEDIOS DE ÚLTIMA HORA

 

Si algunas de las preguntas que componen el examen te resultan desconocidas es posible que sea porque los nervios te han bloqueado o bien porque pasaste por alto estudiarlo. Sin embargo, puedes solucionar ese momento teniendo en cuenta los siguientes remedios o "atajos" de última hora que proponen los expertos:

 

- Compénsalo con los conocimientos que dominas.

 

- Intenta encajar lo olvidado dentro del temario.

 

- Valora con cual de los temas que has estudiado podría tener relación.

 

- Razona la relación que guarda con otros aspectos que hayas estudiado y controles mejor para poder establecer conexiones.