Seis refugiados sirios encuentran residencia en Valladolid desde este jueves

Los refugiados sirios que llegaron a Valladolid llevan desaparecidos desde el 28 de marzo. TRIBUNA

Se trata de una familia de cinco miembros, tres niños y sus dos padres, y un joven de 29 años que residirán en un piso cedido por el Ayuntamiento. Se espera la llegada de más en fechas próximas.

Es fácil verlos en los medios de televisión como un auténtico drama humano, pero lo cierto es que España todavía no ha respondido tal y como había prometido. Los refugiados sirios siguen viviendo situaciones de miseria, algo que les obliga a emigrar y buscar una vida mejor. Pues bien, desde este jueves Valladolid ha acogido seis refugiados más gracias a la buena acción del Ayuntamiento y de Cruz Roja, que de acuerdo con el convenio con el Ministerio de Empleo y Seguridad Social llegaron esta pasada noche.

 

Se trata de una familia de cinco integrantes, tres niños y sus dos padres, además de un joven de 29 años, quienes entablaron amistad en su huída en Melilla. “Valladolid no es ajena al drama y a la desesperación que se vive desde hace meses en Siria”, arrancó el alcalde, Óscar Puente, ante los medios de comunicación para explicar la llegada de estas personas.

 

Así las cosas, estos sirios residirán en una de las tres casas de Cruz Roja que el Consistorio ha cedido de manera desinteresada –otras dos del total de cinco pisos están en manos de la Asociación ACCEM, que también acoge refugiados- y desde ya mismo se encuentran en periodo de adaptación a España y más concretamente a Valladolid, donde las grandes fronteras ahora mismo son su filiación y, por supuesto, el idioma.

 

“Los tres niños, de 10,8 y 6 años hablan algo de español y los padres un poco de inglés, pero por ejemplo el joven no sabe nada de ninguno de los dos idiomas”, hizo ver el alcalde, antes de que José Ignacio de Luis, representante de Cruz Roja en Valladolid, desvelara que estas personas estarán en la ciudad de manera indefinida y que su proceso de aclimatación se dividirá en tres fases.

 

“Por un lado está la primera, de acogida, en la que se les filia, se les toma sus datos, se les coge diagnóstico psicológico y a partir de estos días empieza la segunda fase, hasta los seis meses. En ella por medio de un monitor se le enseña la ciudad de Valladolid, se les acompaña a hacer la compra, se les enseña las cosas básicas”. El último periodo, el llamado de autonomía y que se prolonga hasta los dos años desde su llegada, sería aquel en el que se les capacita para buscar trabajo y vivir de forma independiente en el país.

 

Por cierto que el alcalde de Valladolid no dudó de calificar como “una vergüenza” el hecho de que la ciudad disponga de más medios para acoger a estos refugiados pero que desde el Ministerio no se esté gestionando todavía, con lo que dio por hecho que en próximas fechas llegarán más. Con estas seis personas habría al menos catorce en Valladolid, ya que ACCEM tiene acogidos desde hace meses a otros cinco sirios y tres eritreos.