Sector y Gobierno apremian a cerrar un acuerdo pesquero con Rabat en diez días, tras fracasar en Bruselas

La Comisión apunta "avances" sin dar detalles y anuncia una nueva ronda los días 11 y 12 en Rabat


BRUSELAS, 1 (EUROPA PRESS)

El Gobierno y el sector pesquero español han apremiado a la Comisión Europea a cerrar un acuerdo con Rabat que permita a la flota comunitaria regresar a los caladeros marroquíes cuanto antes, después de que las partes concluyeran sin éxito este viernes en Bruselas una nueva ronda y aplazaran hasta dentro de diez días, del 11 al 12 de febrero, los nuevos contactos.

La comisaria de Pesca, Maria Damanaki, ha asegurado que se han producido "avances reales y graduales" durante las tres jornadas de negociaciones que ha habido en Bruselas, pero ha informado de que será necesario un nuevo encuentro en Rabat.

Fuentes próximas a la negociación han explicado a Europa Press que el Ejecutivo comunitario es optimista pero mantiene cierto hermetismo sobre el contenido de las conversaciones por miedo a que un mensaje triunfal pueda "perjudicar" la conclusión del nuevo régimen pesquero.

Desde los servicios de la comisaria se limitan a indicar la falta de acuerdo y a apuntar "progresos" en todas las áreas del protocolo, sin aclara cuáles son los puntos que dificultan el consenso.

El acuerdo que negocia Bruselas en nombre de los Veintisiete para reemplazar al que quedó invalidado en diciembre de 2011 por el voto en contra del Parlamento Europeo se asienta sobre tres pilares: el económico, el técnico y el político.

La Eurocámara ha exigido garantías de que el nuevo convenio es rentable, que se basa en una pesca sostenible y que beneficia también a la población saharaui, que reclama sin éxito que sus caladeros sean excluidos del acuerdo.

Aunque la próxima ronda se ha fijado para los días 11 y 12 de febrero, fuentes conocedoras de la negociación indican que los trabajos a nivel técnico continuarán en los próximos días para acercar posturas y favorecer el acuerdo definitivo en Rabat.

La prioridad para la delegación europea es que el nuevo acuerdo mejore las condiciones técnicas, en línea con lo que demanda el sector español, para asegurar la viabilidad del régimen pesquero con unas mayores posibilidades de pesca para la flota comunitaria, que en esa zona es fundamentalmente española.

"Nadie quiere cerrar ningún capítulo hasta que todo esté cerrado, pero se busca un equilibrio entre la mejora de las condiciones técnicas y la contrapartida económica para cerrar el acuerdo", explica a Europa Press un alto funcionario. En el acuerdo anterior, Marruecos percibía 36 millones de euros anuales de las arcas comunitarias, más el pago de los armadores por las licencias de pesca, pero nadie ha dado indicaciones sobre las cifras que se manejan en esta negociación.

URGENCIA PARA LOS PESCADORES

En cualquier caso, España, principal flota afectada, y el sector han pedido insistentemente a Damanaki que buscara fórmulas para un nuevo régimen pesquero aceptable para Marruecos y sobre todo para el Parlamento Europeo.

La Comisión pide "paciencia" porque las conversaciones "van por buen camino", según ha declarado a Europa Press el secretario general de la Confederación Española de Pesca (Cepesca), Javier Garat, quién ha seguido la ronda de negociaciones desde Bruselas.

"El mensaje desde el sector es que no se prorroguen las negociaciones eternamente", ha recalcado Garat, que insiste en que el Ejecutivo comunitario debe trabajar para "mejorar" las condiciones técnicas del acuerdo, "pero no eternamente".

Los armadores piden que se incluya en la lista de categorías permitidas al de los atuneros congeladores y que no se incremente el canon de la flota artesanal, mayoritaria en la zona según Garat.

En la misma línea se ha pronunciado en Bruselas el secretario general de Pesca, Carlos Domínguez, para quien los avances y el que se haya fijado una nueva ronda en tan solo diez días es señal de optimismo, pero pide celeridad para que la cita en Rabat sea la definitiva.

"Estamos satisfechos de que haya una ronda inmediatamente después, porque indica que avanzamos lo más rápido posible", ha explicado Domínguez en declaraciones a Europa Press, para después recalcar la urgencia de cerrar el nuevo acuerdo.

"Llevamos un año sin pescar y es algo que el sector necesita", ha recalcado el representante español, quién ha explicado que cuando haya acuerdo, el Gobierno solicitará su tramitación "con carácter de urgencia" en la Unión Europea para que los barcos puedan volver a faenar cuanto antes.