¿Se ha olvidado de cambiar la hora esta madrugada?

La madrugada de este sábado a domingo los relojes se deben atrasar una hora para adaptarse al horario de invierno. A las tres serán las dos. 

El cambio de hora, puente entre el horario de verano e invierno, se realizará este fin de semana, la madrugada del sábado al domingo. Como sucede cada año el último fin de semana de octubre, los relojes se atrasarán una hora, por lo que a las 3.00 -ya del domingo 27-, serán las 2.00. ¿Qué supone esta alteración horaria? Más horas de sueño la noche del sábado, amaneceres más tardíos y tardes oscuras. Sin embargo, a pesar de que todo parezca un inconveniente, el cambio de hora se estableció para acomodar mejor el cuerpo a las horas de luz y, sobre todo, para minimizar el gasto energético.

 

Con el cambio de hora de invierno se gana la hora que se pierde en marzo, cuando se adelantan los relojes con la llegada de la primavera. A partir de este fin de semana se hará antes de noche, pero también amanecerá antes, y, teniendo en cuenta que la mayoría de la actividad -laboral, industrial...- se concentra a primera hora de la mañana, la marcha atrás de los relojes disminuirá obligatoriamente el consumo diario de luz y de energía. En definitiva, se trata de adaptar lo mejor posible las horas de luz a las horas de trabajo. Se calcula que, con este ajuste, la familia media española puede ahorrar hasta un 5 % de energía en el hogar, un porcentaje algo mayor en el ámbito empresarial. Además, desde la Unión Europea alaban también la incidencia positiva que tiene el cambio de hora en el transporte, las comunicaciones, la seguridad vial y la salud, el turismo o el ocio.

 

El cambio de hora de invierno se lleva a cabo siempre el último domingo de octubre, único día del año que cuenta con 25 horas en lugar de 24. En sus antípodas, el cambio horario de verano tiene lugar la noche del último domingo de marzo, cuando, durante la madrugada, se adelantan los relojes a las dos, que pasan a ser las tres.

 

Noticias relacionadas