Se busca dinero... para sacar a Jason Rowe del CB Valladolid

Jason Rowe, haciendo una fotografía al polideportivo Pisuerga.

Ante el Barça ni siquiera fue titular, pero el CB Valladolid no puede permitirse 'cortar' a un americano improductivo. Otro lastre más en ests triste historia.

Que el colista de la Liga ACB no coloque a su base americano en el quinteto titular es todo un síntoma. Un síntoma de su declive deportivo, de los problemas que le han perseguido desde que se puso en marcha esta alocada temporada. Pero sus ataduras le tienen maniatado. En una circunstancia normal, o en una circunstancia irresponsable, Jason Rowe hubiera sido cortado. 

 

Al terminar el partido, los técnicos se hicieron de nuevo la pregunta, que trasladaron a los responsables del Patronato. "¿Es posible?". La respuesta, tajante. "De momento, no".

 

A pesar de que el club ha podido generar una operación bancaria cerrada recientemente, su economía es más que de guerra. La publicidad el sábado de Banco Echevarría en las camisetas del equipo era delatora, pero ese dinero ha servido para prácticamente poner al día a los trabajadores administrativos, resolver algunas deudas con ex empleados, pagar alquileres de pisos y afrontar nóminas de la primera plantilla y cuerpo técnico. No da para más. Ante ese panorama, el Patronato sigue fiel a las premisas que marcaron el arranque de temporada: No gastar más de lo que se ingresa.

 

El club ha buscado varias fórmulas con Rowe. Desde cortarle sin más (habría que pagarle el contrato íntegro), hasta plantear un acuerdo a medio camino. Para ello necesita disponer del dinero suficiente que le permita afrontar su rescisión y el fichaje de otro jugador. Ahora mismo, imposible. 

 

La llegada de un jugador de la Liga LEB como Pepe Pozas ha relegado a Rowe al banquillo. Su rendimiento se ha ido apagando y apenas queda nada del jugador que fue MVP en la jornada 7 de la Liga ACB (partido ante el Murcia). En el CB Valladolid el objetivo es pelear por eludir el último puesto o, al menos, competir en el tramo final de la competición que depara partidos más asequibles que el pasado sábado ante el Barça. 

 

Pero no hay dinero y eso es algo más que un problema en un club que no se resigna a arrastrarse más por las canchas de España y quiere dar síntomas de inentarlo. Pero no hay dinero... y Rowe sigue lastrando un puesto clave en el equipo.