¿Se acaba el 'chollo' de sus señorías? Los Diputados deben tener aval del Congreso para sus viajes

De no contar con ese consenso, se verán obligados a devolver el dinero de sus viajes.

El Congreso seguirá facilitando los billetes a los diputados para sus viajes políticos por España, pero según las nuevas normas que se recogerán en una Resolución de la Presidencia, tendrán que recabar el aval de sus grupos parlamentarios para estos desplazamientos; si en dos semanas las direcciones de los grupos no concedieran ese plácet, sus señorías tendrán que devolver el dinero.

  

Así lo ha anunciado el presidente del Congreso, Jesús Posada, en una rueda de prensa en la que ha detallado que la nueva regulación sobre los desplazamientos nacionales de los diputados se hará a través de una resolución de la Presidencia de la Cámara para poder empezar a aplicarla con efectos inmediatos, a partir de la próxima semana.

  

Además, el Congreso va a publicar de forma trimestral el coste total de todos los viajes que realizan sus señorías por territorio nacional y que se han dividido en tres categorías: los que hacen de Madrid a sus circunscripciones y viceversa, los de carácter político a otros lugares, y los institucionales.

 

A partir de ahora, los senadores deberán tener el aval de su portavoz cuando vayan a realizar un viaje fuera de su circunscripción a cargo del Senado y de carácter político, sectorial o de representación. Fuentes parlamentarias han asegurado que esta definición incluye viajes que realizan los senadores para actos de partido, como por ejemplo, un mitin, tal y como viene ocurriendo hasta ahora.

 

El parlamentario tendrá que incluir ese aval del grupo parlamentario cuando comunique a la Dirección de Recursos Humanos y Gobierno Interior el desplazamiento en cuestión. Si transcurridos quince días desde el viaje no se ha producido dicha comunicación, "el senador deberá reembolsar a la cámara el importe".

 

Todos los grupos parlamentarios se han mostrado de acuerdo con la propuesta en la Junta de Portavoces y ha sido la Mesa la que le ha dado el visto bueno final. El acuerdo se ha producido tras la polémica por los 16 viajes a Canarias del presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, cuando era senador. Los viajes de los parlamentarios que no sean a su circunscripción deberán ahora ser controlados por sus grupos y el gasto total de los senadores en desplazamientos será publicado en la web de a institución con carácter trimestral.

 

La Mesa ha tomado este acuerdo en vísperas de que entre en vigor, el 10 de diciembre, la Ley de Transparencia, cuyas consecuencias en la publicidad de la actividad de la Cámara se está precisamente estudiando. El Senado está elaborando un informe al respecto, sobre el alcance de la aplicación de la ley, que se verá en la Mesa de la próxima semana.

Noticias relacionadas