Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Scariolo: "Vuelvo a una familia aunque es prematuro hablar de nombres"

Sergio Scariolo, presentacion seleccionador Baloncesto

El seleccionador reconoce que le "encanta" Mirotic y deja "la puerta abierta" a un posible trabajo simultáneo en la NBA.

El nuevo seleccionador español de baloncesto, Sergio Scariolo, se ha mostrado "muy feliz" por "volver a un familia" menos de tres años después de abandonarla, y de iniciar una segunda etapa con "retos aún más complicados" en la que todavía "es prematuro hablar de nombres propios" con vistas a la convocatoria que diseñará para el próximo Eurobasket.


"No hace daño volver la mirada al pasado, pero debe ir dirigida al futuro. Fueron años bonitos, pero ahora los tiempos son diferentes y los restos distintos, quizá más complicados aún. El objetivo es estar en los Juegos y solo lo conseguiremos si hacemos un grandísimo resultado. Si no, no se nos caerán los anillos para intentarlo después porque somos conscientes de que, en este momento donde la definición de plantillas está muy en el aire, no solo la nuestra, hay un número enorme, casi como nunca, de pretendientes a las plazas olímpicas", explicó Scariolo en su presentación este jueves en Madrid.

Pese a que apenas restan cuatro meses para el inicio del Eurobasket, el técnico aseguró que "hay tiempo para hacer bien las cosas y los plazos permitirán hacer un trabajo de planificación correcto, como siempre", dentro de "un día feliz" en el que ha retornado a "una familia" en la que sintió "muy a gusto" durante su primera época entre 2009 y 2012.

"Vuelvo a colaborar con personas en las que tengo confianza y vuelvo a entrenar a unos jugadores que me han enseñado mucho, jugando un nivel de baloncesto muy alto y consiguiendo muy buenos resultados. Cuando tuvimos momentos más complicados, como ocurrió en los Juegos de Londres, encontramos en el carácter y la disciplina la forma de remontar marcadores adversos y volver a conseguir un resultado brillante", rememoró un Scariolo que no recuerda "grandes errores" en aquella etapa.

En cuanto a nombre propios, el italiano desveló que todavía no ha hablado con ningún jugador porque quiere "ser respetuoso en este momento de la temporada, en el que cada uno pueda centrarse al cien por cien en los que es urgente", aunque no escondió que Pau Gasol y Juan Carlos Navarro "son una referencia no solo para el baloncesto español", sino para él mismo "personalmente".

"No uso la palabra amigos porque es complicado usarla en una relación entrenador-jugador. Poder contar con su respeto ha sido como conseguir un título más. Tengo la esperanza de que estén, por supuesto, pero es prematuro hablar de nombres propios", dijo, aunque no se resistió a reconocer que le "encanta Mirotic como aficionado y como entrenador".

"Hay un tema atractivo: poder competir con los mejores en esta etapa de máxima madurez, para algunos etapa final llamando las cosas por su nombre, y tener un ojo puesto en el difícil pero estimulante trabajo que esperará (de renovación en la plantilla). Parece uno de los retos más difíciles, pero ponerlo por delante de otros... Cuando nos planteamos cosas como competir contra el 'Dream Team' parecía imposible. Pero sí, este es un reto complicado", concedió.

Scariolo, quien durante su primera época como seleccionador compaginó esa tarea con su trabajo en el Khimki ruso o el Armani italiano, reconoció que "es una posibilidad abierta" que se repita esa dualidad. "Estoy en una fase de entender qué sería ir a la NBA, es una posibilidad que este año existe y estamos todos de acuerdo en mantener la puerta abierta", relató.

"EL GUSTO POR COMPARTIR LA PELOTA"

En cuanto al estilo de juego que piensa implantar, realizó especial hincapié en "saber poner en un segundo plano la satisfacción individual de cada uno", algo que "un seleccionador aprende desde el primer partido".

"Debemos tenerlo claro todos. Capacidad de compartir la pelota, capacidad de que cada uno cumpla su tarea independientemente de los minutos que juegue. Conseguirlo es la clave del éxito y yo tengo claro cuándo lo he conseguido y cuándo no", reconoció, antes de desgranar algunas claves más de su planteamiento.

"Tenemos la tradición de jugar a un ritmo alto, tenemos un juego interior que merece protagonismo, tenemos jugadores individualmente creativos para solucionar desde el talento esas jugadas de último segundo de posesión... Pero sentir el gusto de compartir la pelota va a ser clave en todos los partidos", reiteró.