Óscar ‘solo un poco más’ González, lanzado con la blanquivioleta

Óscar González celebra uno de sus quince goles con el Real Valladolid esta temporada. TRIBUNA

El capitán del Real Valladolid ya ha batido su récord goleador en una temporada como jugador del Pucela, pero aún se le sigue acusando desde la grada de cierta irregularidad.

Por suerte o por desgracia siempre habla claro, tanto dentro como fuera del campo. Óscar González batió este pasado sábado su récord de goles en una temporada con la camiseta del Real Valladolid, toda vez que el obús tierra-aire que puso el 0-2 en el electrónico del Nuevo Colombino llevaba su brillante firma. Quince dianas contemplan al capitán del Pucela, un registro que deja atrás las catorce de la 2011/2012, la del ascenso con Djukic.

 

Pero hay un detalle a tener en cuenta. Más allá de que el mediapunta, imprescindible en los esquemas de Rubi con 36 partidos disputados esta temporada en Liga, 35 de ellos como titular, esté firmando un buen año, lo cierto es que se espera más de él. Sí, tal cual lo leen. Es lo que tienen los héroes, que siempre se les exige más.

 

Óscar ha conseguido encandilar a la grada con pases geniales, goles impresionantes y asistencias imprevisibles... de la misma manera que ha sido capaz de borrarse en partidos clave en los que se le pedía que se hubiera echado el equipo a la espalda. La realidad es que el capitán ha estado presente sobre el campo en la mayoría de buenos encuentros blanquivioletas, pero también en los malos, y eso es algo que se nota.

 

No había más que echarse a las redes sociales según concluía el partido ante el Recreativo de Huelva. Entre todos los ‘piropos’ hacia el gran partido que había realizado Óscar, bien merecidos, se escondía algún que otro comentario de un calibre no tan optimista. ‘Ay, si fuera un poco más regular...’, venían a decir.

 

Y lo peor no es que no haya sido capaz de sacar al equipo del atolladero cuando ha hecho falta, que también, sino que él es el primer consciente de que debía y debe hacerlo. En el vestuario el salmantino es considerado un peso pesado desde su regreso de Grecia en la temporada 2011/2012, de manera que cuando él aparece -o desaparece-, el equipo lo nota.

 

Pero como con casi todo problema, también hay una solución. Este último partido frente al Recreativo puede y debe suponer un definitivo punto de inflexión que suponga la implicación y respuesta total del mediapunta. Y es que si existe todavía alguna mínima posibilidad de que el Real Valladolid alcance el ascenso directo, esa es con el mejor Óscar.