Óscar Puente, un alcalde de Valladolid en bicicleta o coche eléctrico

Óscar Puente se dirige al Ayuntamiento en su bicicleta. A.MINGUEZA

La primera semana de trabajo oficial del nuevo primer edil de Valladolid arroja nuevas formas que rompen con costumbres anteriores. 

No se trata de establecer diferencias para catalogarlas como mejores o peores. Simplemente diferentes. El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, cumple este viernes su primera semana 'laboral' de trabajo desde que asumió el bastón de mando, aunque en realidad al día siguiente de su toma de posesión ya participó en un acto con motivo del día de la moto y este fin de semana tiene igualmente diversos compromisos.

 

El caso es que Puente sigue llegando en bicicleta al Ayuntamiento. Como lo hacía cuando estaba en la oposición. Si entonces utilizaba este medio de transporte para moverse tanto por sus tareas profesionales de abogado o como responsable del grupo municipal socialista, ahora hace lo propio para llegar hasta la Plaza de la Rinconada, aparcar allí su vehículo y comenzar su jornada laboral en la Casa Consistorial.

 

Pero Óscar Puente también ha cambiado ciertas formas con respecto a la etapa anterior. Para realizar desplazamientos por la ciudad con motivo de actos, visitas o reuniones de trabajo, emplea un vehículo eléctrico que la firma Renault puso a disposición del Ayuntamiento en su fomento de este tipo de coches de cero emisiones. Es el propio alcalde quien conduce el coche en cuestión, un modelo Zoe, y solo tiene previsto emplear el oficial para grandes trayectos fuera de la ciudad. De momento no ha sido el caso.

 

El nuevo alcalde está haciendo un esfuerzo para mantener su capacidad comunicativa y atender a todos los medios además de cumplir con una exigente agenda mucho más comprimida de lo normal en estos primeros días de mandato.