Óscar Puente pide tranquilidad a las asociaciones de vecinos de Valladolid

Óscar Puente charla con los miembros de las asociaciones de vecinos tras la reunión. A.MINGUEZA

El alcalde confía en llegar a un acuerdo en el próximo mes por el tema de los locales y fortalecer la participación ciudadana, que desde los últimos 20 años estaba “cada vez más débil y asfixiada”.

Tranquilidad. Ese fue el mensaje que, tanto Óscar Puente, como la presidenta de la Federación de Vecinos Antonio Machado, María José Larena, trasladaron después de la reunión mantenida en la mañana de este martes. Ambas partes confían en llegar a un acuerdo lo antes posible y el problema de los locales de las asociaciones se estará solucionado “máximo en el plazo de un mes”.

 

“El sistema tiene algún problema de legalidad con la Ley de Patrimonio y con la instrucción sobre contratación que se puso en marcha el año pasado desde la vicesecretaría general del Ayuntamiento, que colisiona aparentemente con esas dos cuestiones”, explicó el alcalde de Valladolid. Puente añadió que se llegará a un acuerdo con las asociaciones “bien desde el punto de vista legal o de negociación para que no salgan perjudicadas en nada”.

 

El edil insistió en que su intención es no perjudicar a las asociaciones. “Queremos fortalecer la participación ciudadana; no como ha sucedido en los últimos 20 años, que estaba cada vez más débil y asfixiada”, señaló, en referencia al anterior gobierno.

 

Por su parte, la presidenta de la Federación de Vecinos Antonio Machado dejó claro que “por parte del alcalde de Valladolid y del concejal de Participación, Alberto Bustos se les ha “explicitado la voluntad de aclarar este asunto”. “Que quede claro que este equipo de gobierno apoya al movimiento vecinal, lo defiende y considera que es un valor que tiene la ciudad de Valladolid”, repitió.

 

Desde las asociaciones quieren “conocer la norma y ver desde cuándo tenía que haberse aplicado”. “¿Por qué en este momento?”, se preguntan. La solución al problema no está del todo clara y en la federación parece haber cierto desconcierto con el tema.

 

Sobre todo porque el acuerdo final podría perjudicar a las asociaciones de vecinos, aunque Puente insistió que no es su intención. “La subrogación es una faena gorda por tres razones: es difícil calcular algunas cuantías econónicas; queremos saber cuál es la vía de subvención que está planteando el Ayuntamiento; y supone un coste y trabajo de gente que somos voluntaria”, expresó María José Larena.

 

“Esperamos que en esta semana o en la próxima se nos vuelva a convocar. No hay fecha final, pero creo que es una cuestión urgente”, afirmó la presidenta. Ella ha sido la encargada de trasladar “tranquilidad y calma” al resto de asociaciones por el revuelo que se ha formado por los arrendamientos de los locales.

Noticias relacionadas