Óscar Puente no subió al Tren con Rajoy y Ana Pastor por “solidaridad” con La Pilarica

Óscar Puente se dirige a los manifestantes tras entregarle la carta de estos a la ministra Ana Pastor. A.MINGUEZA

El alcalde de Valladolid entregó la carta que le habían dado los vecinos pidiendo que no se cerrara el paso, pero no quiso realizar el viaje institucional a Palencia y León.

“Les he pedido que se pongan manos a la obra para ayudarnos a solucionar los problemas de aislamiento a los que se está enfrentando Pilarica”. Más claro y concluyente, imposible. Óscar Puente, que acudió a la inauguración del Tren de Alta Velocidad que une León y Palencia, a su paso por Valladolid, quiso dejar clara su postura respecto a lo que les había dicho a la ministra Ana Pastor y a Mariano Rajoy en su breve estancia en la ciudad.

 

Vayamos por partes. El Tren de Alta Velocidad partió de Madrid con los dos políticos del Gobierno sobre las 09.30 de la mañana, con lo que la llegada a Valladolid estaba prevista sobre las 10.15 antes de marchar hacia Palencia y León. El alcalde, que sabía que los vecinos de Pilarica se iban a congregar frente a la Estación, decidió en la noche del lunes que no subiría al Tren por “solidaridad” con ellos, si bien sí se ofreció a hacer de conexión entregando a Pastor la carta de protesta que habían preparado.

 

“Les he dicho que no les iba a acompañar hoy en el viaje, que comprendieran que yo tenía que estar con los vecinos de Valladolid, de Pilarica, y que había cumplido con mi papel institucional recibiéndoles en la Estación”, se explicó el primer edil ante los medios nada más terminar el acto y toda vez que el tren ya se había marchado con ambos políticos.

 

Fue entonces cuando se acercó de nuevo a los vecinos, cerca de cien que esperaron congregados frente a la Estación, para darles explicaciones. “Les he comentado vuestra postura y les he dado vuestra carta”, comenzó.

 

“Lo lógico es que empiecen ya con las obras para el nuevo túnel y este miércoles hay una reunión en Madrid para la renegociación de la operación ferroviaria, estamos haciendo todo lo que podemos teniendo en cuenta que llevamos tres meses gobernando. Sé lo que estáis pasando y lo difícil que es la comunicación entre un lado y otro del barrio, pero os digo que desde nuestra situación vamos a trabajar para que salgáis de esa situación de aislamiento”, explicó el primer edil.

 

“El reproche que hay que hacer es que se haya llegado a esta situación sin hacer nada del túnel de al lado, es el reproche que hay que hacer”, siguió Puente, mientras algún que otro pedía “el soterramiento” o “un policía en el túnel” subterráneo peatonal de Rafael Cano, interrumpiendo al alcalde como muestra de impaciencia.

 

Finalmente Puente ofreció a los vecinos “lo que necesitaran del Ayuntamiento” y, cumplido el papel institucional, dejó a los vecinos con sus protestas, si bien estos se dispersaron en una hora cercana a las 11.15 de la mañana.

 

Por su parte, el Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Valladolid aseguró que el alcalde ha sido "populista" por no subir al tren a su paso por Valladolid y ha defendido que la reivindicación "no está reñida con el respeto institucional y la buena educación".

Noticias relacionadas