Óscar Puente frente a Cecilio Vadillo, conocimiento de barrio contra experiencia política

Cecilio Vadillo y Óscar Puente, candidatos a la alcaldía de Valladolid por el PSOE, se saludan antes del debate. BORIS GARCÍA

Los dos candidatos del PSOE en la carrera por la alcaldía de Valladolid mantuvieron un animado debate en el que se trataron medidas económicas, sociales y políticas, a modo de previa para las elecciones primarias que tendrán lugar el domingo.

Aparecieron los dos prácticamente con la misma vestimenta. Pantalón gris, camisa blanca, casi como si fuera el uniforme del partido. Pero nada más lejos de la realidad. Óscar Puente y Cecilio Vadillo se dieron cita este miércoles por la tarde con un claro objetivo, que no era otro que convencer por medio de un animado debate a los militantes del partido en Valladolid de que cada uno de ellos es el candidato ideal en la pelea por la alcaldía. Una carrera que tendrá su recta final este domingo con las elecciones primarias.

 

Y ahí que se presentaron los dos, en la sede del partido en la calle Santa Lucía. El periodista José María Francisco hizo de mediador para un debate en el que se aunaron varios temas de políticas de empleo, económicas, de turismo y cultura, ideas sociales y de modelo de ciudad. Un cúmulo de propuestas tan cercanas entre sí al tratarse de personas del mismo partido pero bastante alejadas a la hora de afrontarlas.

 

EMPLEO Y ECONOMÍA

 

Tomó primero Cecilio Vadillo la palabra convencido de sus posibilidades “por haberle pedido muchos militantes y ciudadanos que se presente”. “Puedo aportar mi experiencia después de haber sido subdelegado del Gobierno en Valladolid hace ya unos años, nada me haría más ilusión”. La respuesta de Puente fue clara. “Yo aporto como aval mi experiencia en la ciudad. He pateado muchos barrios todos estos años y realmente conozco bien lo que busca y necesita la ciudadanía”. Era solo el comienzo y los dos ponían rápido sus cartas sobre la mesa; la veteranía de Vadillo contra el trabajo de campo de Puente.

 

Ya con las manos en harina, el primer tema a tratar era el empleo, si bien salió a relucir el hecho de que el aspirante a retirarle la candidatura a Puente tenga su habitual residencia fuera de Valladolid. El primer paso estaba claro. “Cuando sea alcalde, las cosas cambiarán mucho. Por supuesto, también mi lugar de residencia”. Fue precisamente ese uno de los puntos estrella del debate, ya que Puente sacó a relucir su trabajo en los diferentes barrios de la ciudad.

 

Pero pasando al empleo en sí, Puente no pudo mostrarse más contundente. “Se trata de nuestra principal preocupación. No puede ser que haya un éxodo de gente joven, muchos que se van para no regresar”. Fue entonces cuando salió uno de los intentos más recientes de Puente y una de sus mejores bazas, el Plan de Empleo Municipal que supondría una inyección de más de diez millones de euros para contratación directa de trabajadores, subvenciones a empresas y planes de formación.

 

Vadillo respondió con una promesa de continuo apoyo a las pymes y a agilizar los trámites y los papeleos de las empresas si él llegase a la alcaldía, además de un guiño a la cultura y el turismo, dos sectores en los que “queda mucho por hacer”. “No puede ser que la Seminci y el Teatro de Calle apenas estén sin explotar”.

 

El pequeño comercio y el famoso soterramiento también tuvieron su momento de gloria. Mientras que Vadillo marcó el segundo “como una prioridad absoluta”, el segundo en discordia quiso mostrarse de la misma opinión. “Pero de hacerse caso al soterramiento, debe hacerse de verdad, con una apuesta seria. No como hace ahora el PP, que quiere pero no puede”. “Sí, trabajaremos con ello día a día y presionaremos al Gobierno con ello”, dio la replica Vadillo.

 

POLÍTICA SOCIAL

 

La política social era otro de los círculos en rojo marcados en el debate. Hace pocos días el propio PSOE forzó un pleno extraordinario para tratar de dar un tirón de orejas al PP en el Ayuntamiento, por lo que la experiencia de Puente en este campo salió a relucir, si bien los dos contendientes se mostraron en una línea bastante parecida.

 

A saber; tele asistencia gratuita para las personas mayores, fuera la privatización de estas labores por parte del Ayuntamiento y, otro de los ases en la manga de Puente, la empresa municipal de Servicios Sociales. Vadillo, barriendo para casa con su profesión de profesor, prometió especial atención a las ayudas en los libros de texto y una contundente inversión en educación.

 

La línea que separa a Vadillo y Puente se volvió todavía más estrecha para el punto de los desahucios. “Se trata de un error histórico, un Ayuntamiento debe aportar el apoyo total en este sentido”, esgrimió el primero, mientras el segundo apostaba por un banco de vivienda social. En todo caso, los dos coincidieron en llegar a ello a través de la empresa municipal de suelo VIVA, que sería la encargada de gestionar estos percances.

 

Una de las zancadillas de Vadillo a Puente llegó quizá cuando más distendido estaba el ambiente. Se estaba tratando los posibles pactos con otros partidos después de las municipales de mayo –el profesor dejó abierta la puerta a pactar con quien fuera, el otro se quedó más bien con su tradicional acuerdo con Izquierda Unida- y Puente defendía su política de “patear barrios”. “No vale con visitar estos sitios, hay que vivir allí. Un vecino debería conocer al concejal en apenas tres meses, y que este se haya reunido con todas las asociaciones en ese periodo de tiempo”, respondió Vadillo.

 

MODELO DE CIUDAD

 

“Se acabó el coche oficial, se acabaron los guardaespaldas, se acabó la agenda oculta. Yo apuesto por un modelo de ciudad sostenible, en el que la bici sea el vehículo oficial y no haya corrupción”, se mostró fuerte Puente, quien, para esto último, se mostró partícipe de un sistema de transparencia total con los bienes y movimientos de todos los políticos.

 

Mientras Vadillo decidió insistir en el soterramiento y en la recuperación de viviendas, los tiempos iban llegando a su fin. Ambos candidatos dejaron la puerta abierta a contar con el otro de proclamarse vencedores de las votaciones que tendrán lugar este domingo, ante cientos de militantes del PSOE en Valladolid.

 

“No tengo todavía ni la lista definida, pero estoy convencido que esto sería algo que Óscar y yo iríamos hablando”, concluyó Vadillo antes de dejar paso por última vez a Puente. “Lo importante es que el partido va a salir reforzado de todo esto, el que pierda debería ponerse a disposición del otro”. La respuesta, el próximo domingo.