Óscar Puente echa en cara al PP el anterior uso de los coches oficiales del Ayuntamiento

Óscar Puente, durante el Pleno de este martes. A.MINGUEZA

El alcalde de Valladolid desveló en el Pleno que en anteriores mandatos se habían usado para “llevar el periódico a casas de concejales” o para “ir al aeropuerto para hacer viajes privados”.

La cuestión se las traía. Tras más de siete horas de Pleno ordinario en el Ayuntamiento de Valladolid, faltaba el remate en las preguntas del Partido Popular al equipo de Gobierno. Bien cortita, pero directa al grano y dividida en tres partes. ¿Se están utilizando los coches oficiales? Si la respuesta es afirmativa, ¿con qué frecuencia y criterio? ¿Qué concejales los usan habitualmente? No se hizo esperar la respuesta del equipo de Gobierno, en boca del alcalde de Valladolid, Óscar Puente.

 

“A la primera pregunta, sí. A la segunda, solo en caso de estricta necesidad. Y a la tercera, para aquellos que lo precisan para sus desplazamientos, incluidos algunos de la oposición”. Apañado quedó el asunto… o no. De hecho, solo acababa de comenzar. El primer edil había intentado solucionarlo por la vía rápida, pero entonces tomó la palabra la concejal popular, Mercedes Cantalapiedra.

 

“No es nada personal. Me alegra que haya contestado con sinceridad”, arrancó con cierta sorna. “Me remitía a las muchas declaraciones que hizo antes de ser alcalde. Cito. 14 de mayo, ‘nada de coche y usaré la bici’. ‘Si soy yo alcalde, no se va a usar el coche más’”… y así una retahíla de declaraciones que había hecho Puente en el pasado.

 

“Nos parecería una incoherencia haberlo dicho y hecho solo en campaña a bombo y platillo, y que conste que reconocemos que es una herramienta de trabajo, como un bolígrafo y ordenador. Si se tiene la agenda apretada, se tiene que utilizar”. Y ahí fue cuando se armó la marimorena, con Puente entrando como un miura.

 

RESPUESTA CONTUNDENTE

 

“Entiendo entonces que su pregunta es retórica, ya que ya lo sabía. El uso es público, cosa que nunca había pesado en esta casa. Nunca. A lo mejor lo he cogido en cinco ocasiones, por ejemplo al ir a recoger un premio a Renault en Madrid, ya que era más barato que coger un tren y luego un taxi”, respondió el alcalde. Pero quedaba la parte más acusatoria.

 

“También le digo una cosa. Le puedo decir para qué no se usan. Por ejemplo, no para llevarle la prensa a algún concejal a su domicilio personal. Tampoco para llevarle al aeropuerto para un viaje privado. Tampoco para ir hasta el catastro, donde se llega en minuto y medio andando”, desveló Puente, acusando a concejales del PP… aunque sin desvelar nombres. “Y también le digo que ya no se pagan horas extra a conductores, ya que algún mes se pagaron cien. Fijense si hemos racionalizado”, destapó Puente, mientras Cantalapiedra le reprochaba que “se le había acabado el tiempo de respuesta”. Pero el socialista no había terminado.

 

“También le digo que el alcalde ya no va al futbol con él, sino con el suyo propio. Ya no está aparcado a la puerta de su casa, porque no lo uso. No entiendo esta estrategia de intentar levantar el faldón de nuestras vergüenzas, se aniquilan ustedes solitos, señora Cantalapiedra. Si tanto le preocupa el uso de los coches, les invito a traer al próximo pleno la opción de crear una comisión de investigación sobre ello y así con esa comisión vemos cómo se usaban antes y como se usan ahora”. Y así, entre dimes y diretes, concluyó el Pleno, con la palabra en la boca de más de uno. Pero las vergüenzas ya habían salido a la luz.