Satse pide el relevo de la Dirección de Enfermería del Hospital Clínico de Valladolid

El Sindicato de Enfermería Satse ha exigido al nuevo gerente del Hospital Clínico, Francisco Javier Vadillo el relevo en la Dirección de Enfermería que consideran que han "perjudicado gravemente" al personal enfermero y a los pacientes.

Satse ha recordado que desde hace un año pide al gerente del Clínico y a la Gerencia Regional de Salud un cambio de gestión de la Dirección de Enfermería, "que es arbitraria, despótica y lesiva para los derechos laborales y profesionales de las enfermeras del centro".

 

Sin embargo, ha añadido el sindicato en un comunicado recogido por Europa Press, en todo este tiempo "no ha habido cambios ni en la organización del hospital, ni de mejora de las condiciones laborales y profesionales de las enfermeras ni en comunicación con las supervisoras de enfermería, mandos intermedios y representantes de los trabajadores".

 

El año pasado Satse denunció que el Hospital Clínico de Valladolid vulneró los derechos de los profesionales sanitarios al no conceder las horas libres que establece la Ley para ir a votar en las elecciones autonómicas y municipales y, a día de hoy, la Dirección de Enfermería sigue sin conceder esas horas de descanso que por ley corresponden a las enfermeras, haciendo "caso omiso" al oficio interno del gerente del hospital en el que se daban instrucciones para el disfrute de las mismas.

 

Por ello, ha pedido al nuevo gerente este asunto sea una prioridad y que la gestión de Enfermería sea de un modo independiente a la de otras categorías profesionales.

 

Satse también ha insistido en que debe haber cambios en la gestión de la salud laboral de los trabajadores porque este es otro de los ámbitos en que se "perjudican y obvian" los derechos de los mismos. Así, a todo lo anterior se suma el hecho de que la edad de la mayoría del personal de enfermería supere los 50 años y que existan muchos problemas de salud derivados del trabajo que se realiza, pero la Dirección de Enfermería no toma medidas para encontrar una solución.

 

Además, según el sindicato, la Dirección impone a interinos y sustitutos turnos de trabajo que "impiden gravemente" la conciliación de la vida familiar y personal. Y además, ha asegurado que ha llegado incluso a realizar informes "interesados" sobre los profesionales que no se corresponden con la situación real de salud de estos trabajadores simplemente para no trasladarlos a determinado puesto de trabajo o conseguir que permanezcan en el que se encuentran.