Satse denuncia los graves efectos de amortizar una plaza de enfermero en la zona de Medina Rural

El Sindicato de Enfermería (Satse)  ha denunciado  que la amortización de una plaza de enfermería en la Zona Básica de Salud de Medina Rural, en la provincia de Valladolid, tendrá consecuencias muy negativas para la atención sanitaria a la población.

Satse, a través de un comunicado, advierte de que la plantilla de que disponía el Centro de Salud Medina Rural, integrada por doce enfermeros hasta esta amortización, está muy ajustada a la población asignada, teniendo en cuenta las características especiales de la dispersión de pueblos de la zona, con una población muy envejecida (lo que hace que la incidencia de dolencias crónicas aumente) y con considerables distancias entre los consultorios y el centro de salud.

 

Además, la organización sindical, según apunta en un comunicado recogido por Europa Press, critica que la amortización de dicha plaza provocará una sobrecarga asistencial en el equipo de enfermería de la zona básica, lo que tendrá como consecuencia un deterioro en la asistencia de calidad a la población. Así, con la supresión de la plaza de enfermería de la Demarcación 5, los 14 pueblos que antes eran atendidos con cuatro profesionales ahora se cubrirán con tres enfermeros.

 

La Demarcación nº 1, que integra Ataquines, Honcalada, Muriel de Zapardiel y San Pablo de la Moraleja, cuenta con una población aproximada de 990 habitantes y una distancia desde el centro de salud de 25 kilómetros, mientras que la Demarcación nº 8 (Gomeznarro, Moraleja de las Panaderas, Pozal de Gallinas, Ramiro y San Vicente del Palacio), tiene una población aproximada de 726 habitantes y una distancia desde el centro de salud de 18 kilómetros.

 

La Demarcación que cubre los pueblos de Cervillego de la Cruz, Fuente el Sol, Lomoviejo, Rubí de Bracamonte y Salvador de Zapardiel cuenta con una población aproximada de 968 habitantes y una distancia desde el centro de salud de 23 kilómetros.

 

Para Satse, esta población tendrá que ser atendida por once enfermeros, cuando las plazas de médicos son trece, por lo que no se cumple la paridad un enfermero por cada médico, lo que también incide en la asistencia a la población, suponiendo un agravio comparativo en cuanto a la dotación de profesionales sanitarios.

 

Pero es que, además, Satse añade que si se tienen en cuenta los criterios establecidos de proximidad para la cobertura de ausencias de otros profesionales enfermeros de la zona por descansos post guardia y permisos, un enfermero tendrá que atender hasta diez poblaciones con unas distancias entre ellas muy altas para cubrir el trabajo de otro compañero que tenga un descanso o permiso, algo que se va a incrementar especialmente en el verano.