Saravia se pregunta por qué tanta prisa para demoler el antiguo colegio de Valladolid

Manuel Saravia atiende a la prensa

El concejal de Urbanismo de Valladolid se pregunta del porqué de la negativa de Tomás Burgos a reunirse con los vecinos de La Rondilla.

El primer teniente de alcalde y concejal  de Urbanismo del Ayuntamiento de Valladolid, Manuel Saravia, se ha preguntado “qué prisa había por demoler el San Juan de la Cruz”, una vez que las máquinas han iniciado este jueves las labores de derribo del antiguo colegio ubicado en La Rondilla, que en un futuro puede convertirse en una nueva oficina de la Seguridad Social.

 

Manuel Saravia dice que puede entender a todas las partes y todas las razones, pero que lo que no le “entra en la cabeza” es la “absoluta negativa del señor Burgos para hablar con los vecinos de la Rondilla, en ningún momento, de ninguna forma y bajo ningún concepto”, dice Manuel Saravia, quien ha recordado que el señor Burgos es un cargo público, “diputado por Valladolid y debe de dar explicaciones a los ciudadanos”.

 

Saravia no se explica por qué se ha derribado el edificio antes de presentar el proyecto de la nueva construcción y dice que el Ayuntamiento establecerá “unas condiciones para el diseño de la parcela, ya que este espacio es muy singular, por el emplazamiento, la forma y las condiciones de uso, además de estar junto a un monumento BIC, como es el convento de Santa Teresa”, ha dicho el concejal de Urbanismo.