Santa Teresa en los dibujos sobre servilletas de Venancio Blanco

Se trata de dibujos realizados sobre servilletas de doce por 8,5 centímetros que Blanco ejecutó durante sus desayunos, por lo que el título de la muestra es 'Desayunando con el dibujo'.

El artista salmantino Venancio Blanco ha plasmado a través de dibujos en servilletas de bares su admiración por Santa Teresa de Jesús, medio centenar de las cuales pueden verse desde este viernes y hasta el próximo 7 de junio en la Sala Municipal de Exposiciones de la Casa Revilla de Valladolid.

  

Se trata de dibujos realizados sobre servilletas de doce por 8,5 centímetros que Blanco ejecutó durante sus desayunos, por lo que el título de la muestra es 'Desayunando con el dibujo'.

  

Aunque dada la importancia de la mística abulense en la colección, la exposición se incluye en la programación cultural del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa, los retratos o la tauromaquia también tienen presencia en el material exhibido.

  

El dibujo en servilletas de bar mientras espera el desayuno es una de sus "manías bonitas" y este medio centenar de obras son una pequeña selección de las "miles" que ha realizado de este tipo entre 2007 y 2014 y en las que se puede ver a la santa en el camino, ya sea a pie, en mula o en carreta, muchas de las veces en compañía de San Juan de la Cruz.

  

Asimismo, la exposición cuenta con cinco esculturas religiosas, una temática "recurrente" en su obra, como han señalado los responsables de su organización, como son el Ayuntamiento de Valladolid y el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua.

  

En declaraciones recogidas por Europa Press, la primera teniente de alcalde y concejal en funciones de Cultura, Comercio y Turismo, ha calificado de "magnífica y entrañable" exposición y ha destacado el carácter del artista, que "con más de 90 años continúa creando esculturas con la misma pasión y entrega".

  

Cantalapiedra ha enfatizado la relación del artista con Santa Teresa, una "mujer de terreno fijo" al que se aferraba como "el mejor trampolín para ir al cielo", tras lo que ha augurado que la muestra servirá para "deleite" de "muchísimos vallisoletanos".

  

Por su parte, el director del Insituto Castellano y Leonés de la Lengua, Gonzalo Santonja, ha reconocido que la exposición es fruto de un "descubrimiento" que él tuvo al desayunar un día con Blanco, tras lo que pudo observar el resto de la colección en su taller.

 

HUMILDAD

  

No obstante, ha admitido la "dificultad" para convencer al artista de que esos dibujos en servilletas "tenían el suficiente interés", dado que "es humilde como todos los grandes".

  

Asimismo, ha definido al salmantino como "el intelectual más teresiano" que conoce y a esta muestra como "el acto más singular" de cuantos se incluyen en la celebración del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa, dado que "con un sólo golpe de vista se explica la realidad" de la mística, una mujer que "es fuente de inspiración de la modernidad".

  

Por otro lado, ha enfatizado la presencia del camino en la exposición, con carros y asnos de por medio y se ha referido a la muestra como "la epopeya de las fundaciones teresianas". Para finalizar, ha elogiado la figura de Venancio Blanco, una "persona de edad" que "sigue siendo joven".

  

Nacido en Matilla de los Caños (Salamanca) en 1923, Blanco se inició en la Escuela de Artes y Oficios salmantina, donde aprendió dibujo y modelado, procedimientos pictóricos y tratamiento de la materia, formación que continuó en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando en Madrid.

  

Con beca de la Fundación Juan March se estableció en Roma y fue en Italia donde su cultura rural, del campo charro, con afanes imagineros de tradición catalana-leonesa, se nutrió de referencias clásicas e impulsos renacentistas.

  

Asimismo, ha sido director de la Academia de España en Roma, ha ejercido la cátedra en la Escuela Superior de Bellas Artes de la Academia de San Fernando de la que es miembro de número y su obra figura en importantes colecciones públicas y privadas de todo el mundo.

  

Se trata de "uno de los escultores más reconocidos de Castilla y León y del panorama artístico español", con una amplia trayectoria creativa, docente y académica. En 2013 recibió el encargo por parte de las Carmelitas de Alba de Tormes para realizar una escultura de Santa Teresa.