Sanidad suprime un 20% de los servicios administrativos y un 25% de los puestos directivos

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado.

Sáez Aguado ha querido dejar claro que estas modificaciones "no forman parte de los planes de ajustes en términos de gasto" sino que se trata de llevar a cabo cambios "organizativos y estructurales".

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, ha presentado este martes las "modificaciones organizativas y estructurales" que se acometerán en la Sanidad de Castilla y León y que supondrá reducir en un veinte por ciento los servicios administrativos, a través de una priorización en la asignación de los recursos, y de un 25 por ciento de los puestos directivos como consecuencia de la unificación de las gerencias de Atención Primaria y Atención Especializada.

  

Sáez Aguado ha querido dejar claro que estas modificaciones "no forman parte de los planes de ajustes en términos de gasto" sino que se trata de llevar a cabo cambios "organizativos y estructurales" para garantizar que la sanidad pública "siga siendo eficiente".

  

Entre estas modificaciones se encuentra una reducción del 20 por ciento de los servicios administrativos a través de "una reordenación de los servicios centrales" y una disminución "de la estructura administrativa y de las unidades con rango de servicio", según ha explicado Sáez Aguado, quien ha precisado que se trata de que los servicios centrales sanitarios se "acomoden" a las estrategias de las Consejería de Sanidad.

  

Asimismo, se está trabajando en un proyecto de decreto que afectará a las estructuras periféricas de la Sanidad y que busca una reducción de  "a final de año", tal como ha destacado Sáez Aguado, a través de dos medidas, la supresión de las Gerencias de Salud de Área y la unificación en una sola gerencia de las gerencias de Atención Primaria y Atención Especializada por lo que será un único "gestor" el responsable de toda la Asistencia Sanitaria.

  

Estas medidas permitirán reducir en un 25 por ciento los puestos directivos de las gerencias, tal y como ha indicado el consejero, quien ha destacado que esta nueva ordenación permitirá la posibilidad de "trabajar en red" y hacer que el paciente "sea el centro de la atención sanitaria y que sea la organización quien se adapte a él y no al revés".

  

El objetivo de esta reestructuración es que las consultas de Atención Especializada se gestionen desde la Atención Primaria "lo que será fuente de una reducción de pruebas que muchas veces se duplican y de una mejora de la asistencia y del uso de los recursos", según ha destacado Sáez Aguado.

 

PROYECTO ESTRATÉGICO

  

La tercera de las medidas que se llevarán a cabo es el decreto que regulará la creación de las unidades y áreas de gestión clínica, que, según el consejero, estará aprobado en otoño, y que se trata de "un proyecto estratégico" para que sean los profesionales clínicos "quienes tomen la mayor parte de las decisiones de organización de sus servicios, asuman más responsabilidad y se alinee gestión clínica y organización".

  

Para crear estas unidades de gestión clínica los profesionales deberán presenta un proyecto a cuatro año en el que se recoja cómo quieren organizarse, cuál será su área de competencia, los resultados previsibles, qué proyectos de investigación van a llevar a cabo, con qué áreas formativas van a contar o que resultados presupuestarios se esperan.

  

Asimismo, según ha explicado Antonio María Sáez Aguado, este decreto regulará diferentes formas de funcionamiento de las unidades por lo que los profesionales deberán presentar anualmente propuestas de objetivos cuantificables sobre la evolución de dicha unidad y serán estos profesionales "quienes organicen el trabajo y funcionamiento según sus criterios".

  

Estas unidades de gestión clínica tendrán "incentivos" de carácter  profesional, de formación o económicos, aunque tal y como ha precisado el consejero de Sanidad el primer año de funcionamiento no se aplicarán los incentivos económicos.

  

Además, diferentes unidades o servicios podrán aliarse y constituir áreas de gestión clínica, entre cuyos objetivos estará la planificación de los objetivos asistenciales, presupuestarios, docentes, de investigación, la planificación de horarios y turnos, la planificación de la contratación de bienes y servicios y las relaciones con los usuarios.

  

Asimismo, un tercer eslabón permitirá la alianza entre centros por los que podrán existir unidades de gestión intercentros e incluso que centros hospitalarios, unidades o servicios establezcan acuerdos con centros de otras comunidades autónomas.

  

Antonio María Sáez Aguado ha querido dejar claro que la gestión de estas unidades y de estas áreas seguirá la normativa de la Sanidad Pública y estará a cargo de profesionales públicos por lo que ha precisado que "están fuera de contexto algunas interpretaciones que apuntan hacía la privatización".

  

El consejero de Sanidad ha defendido esta apuesta de gestión clínica, que ya funciona de forma "limitada" en otras comunidades autónomas ya que, según ha explicado, "la gestión de la sanidad debe recaer en los clínicos, que son los que ya gestionan los recursos" como así sucede cuando deciden una hospitalización, o cuando realizan una prueba a un paciente o le prescriben un medicamento.

  

"La Sanidad no puede evolucionar sin tener en cuenta lo que digan o lo que hagan sus profesionales" ha indicado Sáez Aguado, quien ha insistido en que se trata de "mejorar la eficiencia".

Noticias relacionadas