Sanidad defiende que con el ahorro del cierre de las urgencias se puede contratar "43 enfermeras o 25 médicos"

Consejo Regional de Salud celebrado este viernes

Presentado el borrador del Decreto de Gestión Clínica que dará más "poder" a los profesionales en detrimento de los gerentes.

El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, ha defendido en el Consejo Regional de Salud, ante las críticas de la Federación de Asociaciones Vecinales y de alcaldes representantes de la FRMP al cierre de las urgencias nocturnas en los Puntos de Atención Continuada, que con los 1,5 millones de euros de ahorro previstos por esta medida se puede contratar a "43 enfermeras o 25 médicos".



Sáez Aguado ha presidido el Consejo Regional de Salud, celebrado en la Consejería de Sanidad de Castilla y León y en la que se ha explicado la reordenación de la atención primaria ya que, como ha considerado el consejero, "la situación que se ha dibujado desde diversos sectores no corresponde a la realidad".



El miembro del Ejecutivo regional ha recalcado que el cierre de las urgencias nocturnas en 17 puntos de atención continuada de la Comunidad se ha llevado a cabo con los criterios de que no sobrepasen los 2.400 habitantes y que el centro de salud más cercano se encuentre a un tiempo máximo de desplazamiento de 30 minutos, motivo por el que se mantienen abiertas las urgencias en los PAC de El Barraco (Ávila) y La Robla (León).



Sáez Aguado ha reconocido que en la reunión de este viernes se han recogido varias posturas contrarias a la medida, como la de la Federación de Asociaciones Vecinales de Castilla y León, y la de un alcalde que forma parte de la representación de la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP), así como la de otro edil que ha planteado que se "racionalice" la orden de cierre para realizar aperturas eventuales en casos de necesidad por las condiciones meteorológicas o en los municipios que tengan una mayor población durante los meses de verano.



El miembro del Ejecutivo regional ha querido destacar que las "voces desfavorables" que ha encontrado este proceso de reordenación han sido sólo unas tres de un total de "más de 30". "No habido una manifestación clara de apoyo, pero tampoco muchas en desacuerdo", ha resumido.



El consejero ha defendido que esta medida forma parte de la política puesta en marcha por la Junta de Castilla y León con el fin de "identificar las necesidades" de gasto y determinar "a qué se dedica cada euro". Por ello, ha apuntado que con los 1,5 millones de euros que según los cálculos de la Consejería de Sanidad se ahorrarán con el cierre de las urgencias, se podría contratar a "43 enfermeras o 25 especialistas médicos".



Sin embargo, los representantes vecinales, como han señalado en un comunicado recogido por Europa Press han aseverado que no se ha realizado "un estudio serio ni negociación previa" para dejar a "miles de ciudadanos castellanoleoneses sin la cobertura legal de atención sanitaria". De igual manera, han criticado la reducción de médicos en este ámbito con el nuevo Plan de Ordenación de Recursos Humanos para la reestructuración de la atención primaria aprobado por la Junta de Castilla y León.



"ALTERNATIVAS, NO ESLÓGANES"



El PSOE de Castilla y León también ha obtenido una contestación por parte de Sáez Aguado, quien ha manifestado que espera que los socialistas entiendan los criterios que han llevado a la Junta a tomar la decisión, ya que ha reprochado que su discurso se basa, en su opinión, en "eslóganes" en lugar de aportar "alternativas ni propuestas".



A este respecto ha reiterado que tanto en Castilla y León como en España existen municipios de más población que los que han visto cerradas las urgencias nocturnas y a una distancia similar de los centros de salud que nunca han contado con dicho servicio.



En la reunión, Sáez Aguado ha destacado la importancia que tiene para la Junta el medio rural, ya que entre 2002 y 2013 se ha invertido 349,5 millones de euros en Atención Primaria, de los cuales 175 millones corresponden a centros de salud rurales y otros 47,7 a consultorios locales. En cuanto a los profesionales, el consejero ha resaltado que el promedio de población asignada a cada profesional en la Comunidad es "el más bajo de todo el sistema nacional de Salud", ya que atienden a una media de 927 personas, mientras la media nacional es de 1.385.



La reordenación iniciada por la Junta en octubre de 2012 trata de "determinar la carga asistencial adecuada para cada zona", según determinados criterios como la demarcación rural, urbana o semiurbana, la población por tramos de edad, así como el número de consultorios que le corresponden y el tiempo de desplazamiento.



DECRETO DE GESTIÓN CLÍNICA



Otro de los asuntos tratados en el encuentro ha sido la presentación de un borrador del Decreto de Gestión Clínica que, como ha recalcado el consejero, pretende suponer "un cambio cultural" en la manera de gestionar las unidades y áreas de la Sanidad. "Los gerentes cederán poder a los profesionales, que aplicarán criterios clínicos para la organización", ha explicado.



Se establecerá, asimismo, tres niveles de autonomía de gestión, de los cuales los dos superiores pueden incorporar incentivos económicos. Con todo ello, ha manifestado que el objetivo final es mejorar la eficiencia y la calidad, por lo que ha rechazado que en un primer momento se vaya a producir un ahorro con la iniciativa.

 

También ha apuntado que, aunque la mayoría de las unidades se inscribirán en un centro hospitalario o en un área de atención, cabe la posibilidad de crear unidades 'multicéntricas', que se constituyan en una red de servicios, si bien ha reconocido que eso será "mucho más difícil".

 

Noticias relacionadas