Sanidad confirma siete casos de tularemia en Palencia

El número actual de casos sospechosos acumulados es de dieciocho, entre los que se encuentran los siete ya confirmados y uno de los pacientes permanece en el Complejo Asistencial palentino, manteniendo los otros afectados una evolución favorable sin ingreso hospitalario.

La Junta de Castilla y León ha confirmado, mediante las pruebas analíticas correspondientes, siete personas afectadas por la tularemia en Palencia entre los dieciocho casos sospechosos detectados hasta el momento por los servicios de Epidemiología y asistenciales en los últimos días.

 

El Servicio Territorial de Sanidad y la Gerencia de Área de Salud en la provincia palentina mantienen, de forma coordinada, la vigilancia en los ámbitos de Salud Pública y de Atención Primaria y el tratamiento sanitario de personas que presenten una sintomatología clínica compatible con la enfermedad de la tularemia, de declaración obligatoria, habiéndose reforzado los sistemas de vigilancia y las instrucciones a los profesionales sanitarios para la detección activa de posibles casos y la información a la población en general.

 

Los pacientes afectados presentan una evolución favorable y sólo uno de ellos, de avanzada edad y con patologías previas, permanece ingresado en el Complejo Asistencial de Palencia.

 

Las encuestas epidemiológicas realizadas remiten a exposición medioambiental de los afectados por actividades, principalmente, de ocio al aire libre y profesionales.

 

La Junta recuerda que la información de servicio público a la ciudadanía sobre la tularemia y su prevención está disponible en el portal sanitario de la Junta de Castilla y León en Internet, en http://www.saludcastillayleon.es/ciudadanos/es/enfermedades-problemas-salud/tularemia

 

Las actuaciones preventivas ante esta enfermedad se concretan en los siguientes consejos sanitarios: evitar el contacto con animales muertos, enfermos o con comportamientos no naturales; evitar el consumo de aguas no controladas sanitariamente; utilizar ropas protectoras y productos repelentes, para evitar picaduras de insectos o garrapatas; no permitir que los niños toquen las piezas de caza y utilizar guantes y mascarillas cuando se manipulen; la carne de los animales silvestres ha de consumirse perfectamente cocinada; la congelación no inactiva el agente responsable de la tularemia; comunicar a los responsables de caza y/o sanidad animal la presencia de animales muertos, enfermos o con comportamientos no naturales; y, en caso de aparición de síntomas sospechosos de esta enfermedad, ponerse en contacto con el médico.

Noticias relacionadas