Sánchez ve "decepcionante" que Rajoy calle ante la Diada y pide que abra una puerta a la "unión de España"

"No dijo nada, volvió a callar, sigue creyendo que dejar correr el tiempo va a solucionar los problemas cuando en verdad va a agravarlos."

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha tildado este sábado de "decepcionante" que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, haya dado la callada por respuesta a la masiva manifestación que tuvo lugar el pasado miércoles en Barcelona con motivo de la Diada y le ha pedido que sea "valiente" y "abra una puerta a la esperanza, la convivencia y la unión de España".

 

Así lo ha asegurado Sánchez en la que ha sido su primera intervención ante el Comité Federal al PSOE que surgió el congreso extraordinario del pasado mes de julio que le ratificó como líder del partido.

  

El máximo dirigente socialista ha subrayado que ahora tanto España como Cataluña necesitan "políticos valientes" y ha lamentado que la respuesta de Rajoy a la 'V' de Barcelona haya sido "sencillamente decepcionante". "No dijo nada, volvió a callar, sigue creyendo que dejar correr el tiempo va a solucionar los problemas cuando en verdad va a agravarlos", ha advertido.

  

Por eso ha exigido al presidente del Gobierno que ante la "crisis de Estado" que se vive en Cataluña abra "una  puerta a la esperanza, la convivencia, y la unión de España" y acepte debatir la reforma de la Constitución que va a poner sobre la mesa del PSOE. "Si es valiente y afronta esa reforma, que no le quepa duda de que el PSOE estará a su lado", ha agregado.

  

Sánchez ha hecho hincapié en que Cataluña, una sociedad "trabajadora, honesta y emprendedora", "se merece un futuro en una España mejor". "Queremos una Cataluña a la vanguardia del cambio político, social y económico que va a liderar la sociedad española, no la queremos fuera", ha sentenciado.

 

ELOGIOS A ICETA

Tras incidir en que "el inmovilismo no soluciona nada", sino que "agrava la fractura" en España y en Cataluña, Sánchez ha señalado que Rajoy sabe que los socialistas no son "equidistantes" y mantienen que "ningún gobernante, tampoco Artur Mas, tiene derecho a obligar a los catalanes a elegir entre ser catalanes o españoles". Y, a continuación, ha añadido que lo que quieren sus correligionarios es "votar sobre las bases de un nuevo acuerdo" que salga de esa reforma de la Carta  Magna.

    

Además, el máximo dirigente del PSOE ha aprovechado su discurso para reconocer la "excelente labor de centralidad, sentido común, valentía y coraje" que, ha dicho, "está liderando del PSC" y en particular su nuevo primer secretario, Miquel Iceta.