Sánchez-Valencia: "A medio o largo plazo el BM Atlético Valladolid tiene que ser Asobal"

Juan Carlos Sánchez-Valencia, presidente del Balonmano Atlético Valladolid. JUAN POSTIGO

El presidente del recién fundado equipo de balonmano reconoce que "está contento con la reacción de la afición" y que espera "grandes cosas del equipo".

LAS FRASES:

 

"No esperaba ni la buena reacción de la afición ni el trabajo que esto supondría"

 

"Me llama la atención el interés de la afición por seguir viendo balonmano en Valladolid"

 

"Esa raíz histórica de este deporte no se va a perder en la ciudad"

 

"La Asobal es nuestro objetivo, aunque estará difícil. Depende de muchos factores, pero tenemos que llegar a medio o largo plazo, aunque sea"

 

"Pronto se podrá cerrar el apartado del patrocinio, el Ayuntamiento ha sido el que más ha ayudado"

 

"Los resultados deportivos dependerán de cómo cuaje la plantilla"

Juan Carlos Sánchez-Valencia se ha encontrado de frente con todo lo sorprendente que puede ser la gestión de un equipo deportivo. Lejos de los despachos de abogados que suele regentar en su habitual profesión, el Balonmano Atlético Valladolid, a pesar de su reciente fundación ya se mueve por pasiones, en este caso heredada parcialmente del antiguo BM Valladolid.

 

El presidente se sincera en una entrevista para Tribuna, en la que se muestra tan impresionado por la reacción de la afición como por el esfuerzo necesario para arrancar un club desde cero, además de asegurar que el ascenso a Asobal es un proyecto que llegará a Valladolid, tarde o temprano.

 

¿Ha comenzado la aventura del BM Atlético Valladolid como esperaba?

 

La verdad es que no pensaba que requeriría tanto esfuerzo, está siendo bastante mayor, pero por otra parte está habiendo mucha más colaboración de la que esperaba. Me ha alegrado mucho la campaña de abonados y la cantidad de gente con ganas de ayudar, ha sido algo positivo.

 

Parece que el club empieza a rodar. Campaña de abonados, plantilla, amistosos... ¿Cuál es el próximo paso?

 

Nos queda todo. Todo el proceso de campaña de abonados es nuevo, hemos tenido que crear un programa nuevo con un sistema informático a medida, adecentar el Pabellón, hemos tenido que practicar con el tema de impresión de carnets, configurar la imagen que queremos dar, colores, camisetas, publicidad... Queda todo, y encima concentrado en quince o veinte días. Avanzamos, pero todavía hay camino.

 

La afición parece estar respondiendo...

 

Hemos superado ya los 900 socios cuando esperábamos 1.000 para esta temporada. Vamos a llegar casi seguro, así que estamos muy contentos. La gente ha respondido muy rápido, por eso digo que estoy sorprendido. No esperaba esto montando un club desde cero, y me llama la atención el gran interés de la afición por seguir viendo balonmano en Valladolid, de continuar apoyando al deporte.

 

Y eso que no es fácil enganchar a una afición que tiene en el recuerdo todavía al antiguo BM Valladolid.

 

Sí, se ve que la gente, a pesar del recuerdo, tiene pasión por seguir viendo balonmano en Huerta del Rey, es una actividad más de su rutina, y no la quieren perder. Gracias a Dios hemos conseguido salvarlo de alguna manera sin ningún año en blanco con un equipo en el Pabellón y peleando, aunque sea a otro nivel. Hay ganas y capacidad para hacer que la gente se divierta.

 

¿Cree que, aunque sea a muy largo plazo, se podría llegar a lo que fue en su día el Balonmano Valladolid?

 

Esa afición al balonmano no se va a perder, así que esa raíz que tiene la ciudad viene de atrás, es histórica y no se va a perder. Es la misma que tenemos con este nuevo proyecto.

 

Jugadores y entrenador dicen que el ascenso a Asobal en primer año está complicado. ¿Qué opina el presidente?

 

Es un reto, siempre insisto en que es nuestro objetivo, hay que llegar ahí, pero está difícil. Este año habrá que pelear por esa quimera, pero va a ser dura. A ver cómo es la liga, a ver cómo nos integramos, a ver cómo funciona un equipo nuevo, formado en un mes y hay que probar todavía. Nos decimos que tenemos que llegar pero sin ningún estrés, si tiene que ser el año que viene, pues el año que viene. Habrá que ver categoría y equipo, siempre con la modestia y humildad de que tenemos que ir pendientes del proyecto.

 

¿Cree que el ascenso, sea más tarde o temprano, se trata de una obligación?

 

Sí, tenemos que llegar a Asobal a medio o largo plazo. La ciudad se lo merece y ahí tenemos que conseguir el reto.

 

En otro orden de cosas, ¿qué tal va la búsqueda de patrocinadores?

 

Bien, ya tenemos alguno que hemos presentado, que van a contribuir a hacer el equipo. El primero, el que más ha ayudado, ha sido el Ayuntamiento con la Fundación Municipal de Deportes y después también tenemos a Sanitas, importante porque la imagen vamos a cogerla de su referencia de color y demás. Habrá otro par, y nos vamos conformando dado lo rápido que está siendo todo. Pronto se podrá cerrar el capítulo de patrocinio.

 

En definitiva, ¿se puede hablar de que el inicio del Balonmano Atlético Valladolid es bueno, el esperado?

 

Insisto en que no me esperaba la respuesta de la afición, aunque pensé que el esfuerzo iba a ser más liviano. Son las cosas que nos han descolocado y está siendo todo muy intenso, más de lo imaginado, pero con la ilusión de ver que la gente te va arropando y se va animando. La verdad es que hemos comenzado con sorpresas pero hay que adaptarse, vamos aprendiendo, somos modestos, gente razonable que vamos evolucionando y desarrollando el proyecto.

 

A nivel deportivo te diré que hay que ver qué pasa cuando esto empiece y se vea el nivel, pero estamos contentos con la plantilla, de diferentes edades pero que ha respondido bien. Eso también me ha sorprendido, aunque lo importante será cuando salten al campo y busquen los puntos.

 

Se le ve con fe en la plantilla.

 

La verdad es que nos ha gustado la relación entre ellos, han cuadrado y tienen ese buen ambiente del que hablo. También queremos hacer actividades para veteranos y algún que otro proyecto con el tema de base, presentaremos en breve todo lo que vamos a hacer con niños y demás. Pero volviendo a lo deportivo, más allá de estos amistoso, a ver cómo cuaja el equipo.