San Juan Pablo II también forma parte de Valladolid

Rótulo de la iglesia de San Juan Pablo II en Entrepinos, Simancas, ya actualizada para su nueva condición. JUAN POSTIGO

La primera parroquia fundada en España con nombre del nuevo santo, situada en la urbanización Entrepinos de Simancas, celebró este domingo una misa solemne por la canonización y cambió el rótulo de su fachada para su nueva condición.

El recién canonizado San Juan Pablo II tiene una pequeña parte de sí mismo en Valladolid. Tal cual lo leen. Resulta que la primera parroquia con nombre del que fuera Papa, situada en la urbanización Entrepinos de Simancas, se ha adaptado este domingo a su nueva condición con la celebración de una misa solemne y con el cambio de los dos rótulos que lucen en su fachada.

 

Prácticamente al mismo tiempo que el Papa Francisco terminaba de establecer como santos a Juan XXIII y a Juan Pablo II en Roma, comenzaba en la iglesia de esta pequeña urbanización vallisoletana la celebración del especial acto.

 

Sería don José Luis Abia el encargado de oficiar la ceremonia ante cerca de doscientos fieles, para que después el párroco de la iglesia de Simancas –la de Entrepinos es un filial de la del pueblo-, don Pedro Antonio Millán, fuera el que llevase a la práctica la bendición para el nuevo nombre con el ‘San’ delante.

 

 

“Se trata de un cambio esencial para la iglesia, claro”, explicaría don Pedro Antonio en declaraciones a Tribuna. “Fue la primera con este nombre en Valladolid y en España, incluso me atrevería a decir que de todo el mundo”, continúa explicando el sacerdote, que tampoco acierta a saber si a día de hoy, “después de cinco años”, sigue siendo la única con el nombre de Juan Pablo II. “Lo que es seguro es que fue la primera”, confirma.

 

Una vez terminada la ceremonia y besadas las reliquias del santo que permanecen en la parroquia por parte de todos aquellos que lo desearon, era el momento del cambio de letras en la fachada del edificio. Escalera en mano, las dos ‘S’ con su correspondiente punto tomaron lugar en los dos rótulos –uno en la entrada principal y otro en el lateral-.

 

Para estas letras queda un dato curioso, y es que cuando se fundó la iglesia hace ya los nombrados cinco años, se dejó el espacio para poner aquellas letras dando por hecha la canonización del nuevo santo. Sin duda, un día importante para la iglesia de Entrepinos y los algo más de 3.000 habitantes de la urbanización.

Noticias relacionadas