San Antonio Spurs devuelve el trono de la NBA al puro baloncesto

Los Spurs de San Antonio con el trofeo de campeones de la NBA 2014

Los San Antonio Spurs vencieron a los Miami Heat (104-87) en el quinto partido de la Final de la NBA, que se disputa al mejor de siete, y se proclamó campeón para sentenciar el quinto anillo de su historia y la revancha por el pasado curso.

 



FICHA DEL PARTIDO

SAN ANTONIO SPURS: Parker (16), Green (-), Leonard (22), Duncan (14), Diaw (5) -quinteto inicial-, Splitter (3), Ayres (2), Baynes (2), Bonner (-), Mills (17), Belinelli (4), Ginóbili (19) y Joseph (-).

MIAMI HEAT: Wade (11), Bosh (13), Allen (5), Lewis (3), James (31) -quinteto inicial-, Andersen (-), Jones (-), Beasley (9), Chalmers (8), Douglas (3) Haslem (2), Battier (-) y Cole (2).

PARCIALES: 22-29, 25-11, 20-18 y 27-29.

ÁRBITROS: Mauer, Foster y Davis. Eliminados por faltas personales a Leonard, de San Antonio Spurs.

PABELLÓN: AT&T Center, 18.581 espectadores.

El conjunto de Gregg Popovich ganó (4-1) la serie, la mejor venganza para la derrota --a manos de Miami-- del año pasado, que buscaba su tercer campeonato consecutivo. San Antonio fue liderado por Kawhi Leonard, que anotó 22 puntos y por el argentino Manu Ginobili, que sumó otros 19.

El triunfo permite al técnico de los Spurs, el que más tiempo lleva al frente de una franquicia NBA --18 temporadas-- a conseguir su quinta conquista (1999, 2003, 2005, 2007 y 2014) en la Liga más prestigiosa del mundo y demostró su buen hacer desde el banquillo, minimizando a un rival que había aplastado en la final del pasado curso.

En todo caso, el rendimiento de Miami se vio empeorado en los tres últimos encuentros de la serie, en los que los Heat apenas se parecieron al equipo que arrasó hace tan solo 12 meses. Con la genial dirección de Ginobili, el cerebro de este equipo, el partido estuvo siempre de su lado.

El buen final en el primer asalto dio licencia a los Heat a tomar la delantera (29-22), con LeBron siendo protagonista en las dos canastas. Los rebotes eran cosa de 'King' James, que mantenía con vida a su equipo en la pelea por el título. Aún así, poco tardaría Popovich en encontrar la manera de frenar al MVP de las dos últimas finales.

La apuesta por Diaw y Leonard, que no dejaron vivir a James, resultó a las mil maravillas para San Antonio, que consiguió su cometido. El segundo acto permitió a los Spurs tomar la primera ventaja, tras un parcial de 11-0, que dejó en evidencia a los defensores del anillo. Ginobili, con su habitual inteligencia, continuó el trabajo y firmó ocho puntos consecutivos para estirar la renta.

A partir de ahí, los Spurs no levantaron el pie del acelerador y se apoyaron en los triples de Patty Mills (5/8) para ampliar la distancia hasta el 77-58. Todo estaba encauzado para San Antonio, que se dedicó a jugar de manera colectiva, disfrutando de lo que sería su nuevo título.

Por su parte, LeBron James, que llevó al campeonato a Miami en las dos últimas temporadas, anotó 31 puntos pero no logró ser muy efectivo después del primer cuarto, en el que firmó 17. Junto a él, Chris Bosh, fue el segundo máximo anotador de los Heat con 13 puntos.

 

Noticias relacionadas